¡OH Cuba! - Homenaje a García Lorca en el Teatro del Generalife.

Una noche que podríamos catalogar de "fresquita", con una luna un par de pasitos antes de convertirse en "llena" y dos hileras de cipreses a modo de cortinajes naturales convirtieron la brutal representación de "Oh Cuba" en el Teatro del Generalife, en un crepúsculo mágico, que permite al espectador trasladarse a la Cuba de 1930, donde García Lorca extendería una, en principio, corta estancia, a tres meses. "Si yo me pierdo que me busquen en Andalucía o en Cuba" fueron palabras de Federico en la isla. (Una pena que no se perdiera por la isla caribeña, pues habríamos contado hoy, con un legado lorquiano bastante más dilatado de lo que su corta vida nos brindó).



Espectáculo organizado por la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales, el Patronato de la Alhambra y Generalife y la Consejería de Cultura de la Junta, en el que aúnan poesía, danza y música, recreando el viaje de Federico García Lorca a la isla cubana. El tango y la habanera, la guajira y la seguirilla, el tanguillo y la rumba, el folclore afro-cubano mezclado con el rap y el son flamencos; todo vale para intentar transmitir la intensa y hasta frenética visita del mas grande representante de una generación de poetas irrepetible -la del 27-, a su visita a la isla antillana.

El elenco compuesto por veintitrés artistas -cubanos y españoles- llevan a cabo la producción musical a partir de textos inéditos del poeta y de sus amigos Nicolás Guillén y Alejo Carpentier, encabezado por una soberbia Loles León interpretando el duende lorquiano de la poesía.