KALIMATÁN (viaje a Indonesia) (Capítulo II)

Tajung Puting
KALIMATÁN

7 a 9 junio 2014

Había llegado uno de los días más esperados del viaje y vive Dios que no te defraudaría. ¡Todo fue tan perfecto!

Tajung Puting
Borneo es la tercera isla más grande del mundo y está compartida por Malasia, Indonesia (para ellos es Kalimatan) y el Sultanato Independiente de Brunei. Esta salvaje y poco poblada isla, dividida en cuatro provincias, guarda una impresionante riqueza natural, pues la mayor parte de su territorio es selva virgen inexplorada, surcada por larguísimos ríos y viajar por ellos es una experiencia maravillosa.

Tajung Puting
Se te caía la baba leyendo relatos de avezados viajeros que vivían impresionantes aventuras recorriendo la isla, incluso conviviendo con gente Dayak y conociendo sus ancestrales costumbres. Tú no aspirabas a tanto; te conformabas con montarte en un klotok, ascender por el río Sekonyer y visitar las tres plataformas de alimentación del gran simio de borneo, el orangután.

Al llegar al aeropuerto de Pangkalanbun procedentes de Semarang, con un vuelo de Kalster (había dos posibles vuelos y Jenie te recomendó éste, pues al parecer esta compañía era algo menos informal), que llegó con una puntualidad casi inglesa, os estaba esperando la mano derecha de Jenie. Un chico jovencito, muy agradable en su trato. Por el camino, aproximadamente una hora de carretera más la corta parada para realizar el pago del canon a las autoridades fluviales, Ares, que así se llamaba vuestro anfitrión, os fue contando que Jenie no podría ir con vosotros y sería el encargado de conseguir que encontraseis lo más a gusto posible y el viaje cumpliera con vuestras expectativas-. Fue algo decepcionante en principio, pero duró poco; no creo que con Jenie hubiera sido más perfecto.

Tajung Puting
Tajung Puting

Muchas habían sido tus dudas sobre cómo orientar esta parte del viaje: ¿contratar el barco desde España? ¿llegar al puerto y contratarlo allí? La segunda opción evidentemente saldría más barata, pero te obligaría a perder un día -quizás dos-. Decidido: había una empresa que ganaba por goleada en los foros a todas las demás. Jenie -un acierto os lo aseguro (contacto, en el último capítulo de "Datos prácticos".

Tripulación Jenie Subaru
Llegasteis al puerto de Kumai y a vuestro barco. Presentación de la tripulación; la cocinera, el capitán y el ayudante de este último. Y os adentrasteis en Tajung Puting, Parque Nacional.

Barco Jenie Subaru
El klotok -casa barco con motor- con una gran cubierta en el que había una mesita para dos para comer, la parte central con dos colchones: de día tumbonas y de noche camas; y una zona en el frente con asientos para los momentos de relax. Detrás estaba la cocina y debajo el camarote de la tripulación.

Tajung Puting
Esa misma tarde visitasteis una de las plataformas de alimentación, que son una de las muchas iniciativas que lleva a cabo el Orangutan Foundation International, la obra de toda una vida de una gran mujer, la Dra. Biruté Galdikas. Louis Leakey, famoso naturalista, eligió tres científicas para llevar a cabo la misión de estudiar a los grandes primates que quedan en globo terráqueo: el gorila, el chimpancé y el orangután. A la Dra. Galdikas le correspondió el estudio del orangutan -"hombre de la selva" en lengua malaya-. Durante cuatro décadas ha dado y sigue dandolo todo por estudiar, entender y mejorar las condiciones de los orangutanes de Borneo en Indonesia, en inminente peligro de extinción (se calculan unos 45.000 individuos en Borneo y 7.500 en Sumatra).

Cuatro décadas lleva luchando contra las grandes amenazas de esta especie: los incendios, la tala de bosques indiscriminada para el desarrollo de las plantaciones para fabricar aceite de palma, concesiones madereras que hacen que la exportación de madera al mundo sea superior a la de América y África juntas.

Mono Narigudo (Tajung Puting)
Los dos días y medio transcurridos en el río fueron para vosotros un placer para los cinco sentidos .A las emocionantes visitas a las plataformas y pequeños paseos por la selva, se sumaban los plácidos y relajantes traslados entre una plataforma y otra; el despertar con los ruidos de la selva; los chillidos de los monos narigudos, los atardeceres con su explosión de colores imposibles.  En una palabra, disfrutar de los pocos rincones SALVAJES con mayúsculas que quedan por el mundo.

Ares (Ronaldo)
Ronaldo, como terminaste bautizando a Ares (te entiendo pues su nombre es difícil de recordar y además, tenía un parecido razonable con el futbolista), demostró tener grandes conocimientos de estos primates. Os contó muchísimas cosas sobre la vida de los orangutanes. Por ejemplo, que viven la mayor parte de su vida subidos a los árboles, de ahí que tengan los brazos tan largos (hasta dos metros de una mano a otra). Se fabrican el nido donde duermen cada noche, rehusando el anterior; alguno puede aprovechar el abandonado por otro individuo, pero lo reparará añadiendo más ramas nuevas Se fabrican paraguas con grandes hojas para protegerse de las lluvias. Su dieta habitual la componen frutas, cortezas, insectos y en raras ocasiones, carne.

Tajung Puting
Los orangutanes son bastante solitarios, cuando recorren la selva, van emitiendo sonidos que se escuchan en dos kilómetros a la redonda, evitando de esta manera el encontrarse con otro macho. Las crías tienen un estrecho vínculo con sus madres -de hecho, están en contacto directo siempre con ellas- y están bajo sus cuidados durante seis o siete años. Las hembras sólo dan a luz cada ocho años y esto empeora más su peligro de extinción. Los 90 kg. del macho adulto duplica con creces el peso de la hembra

Es cuando menos curiosas las reacciones que tienen. A pesar de ser solitarios, mantienen un marcado respeto a las jerarquías. Entre los momentos estelares que viviríais, una pelea entre ellos, por no respetar el orden en el que deben comer: primero el macho Alfa, que tenía preferencia sobre toda la manada; después los machos en general; y, por último, las hembras que también se ocuparían de que sus pequeños se alimentaran. Los rangers estaban avizores para parar estas peleas y que no llegaran a más.

Todo fue perfecto: la comida que os preparaba vuestra particular cocinera, deliciosa -de hecho no volveríais a comer tan bien en el resto del viaje-; Ronaldo, siempre en su sitio, pendiente de daros información necesaria, pero permitiendo que disfrutarais de vuestro espacio y momentos de relax en las travesías; y por supuesto, el encuentro con esos primos lejanos, con los que compartimos el 97% de nuestro ADN.

Tajung Puting
El último día te tenían reservada la guinda que haría que esta visita a Tajung Puting fuera perfecta. Ya os ibais, con paso cansino, por alargar un poco los últimos minutos que quedaban para decir adiós a tanta naturaleza, cuando una orangután hembra, con su cría a cuesta, se agarra del brazo de un chico por su izquierda y del tuyo por su derecha. ¡No podían haberse despedido mejor de ti! De nada servían las advertencias de Ronaldo para que te soltara -puede ser peligroso, repetía una y otra vez, sobre todo caminando con su cría-. Pero continuabas,... con la adrenalina a tope contrayendo todos los vasos sanguíneos de tu cuerpo. Unos pasos mas adelante Ronaldo y otros alrededor, consiguieron que el primate os soltara. Enseñabas con orgullo los cardenales que te quedaron en los brazos a todo aquel que quisiera escuchar tu historia.
Tajung Puting



Tajung Puting

Tajung Puting

Tajung Puting


Tajung Puting



Tajung Puting



Tajung Puting