Verbena de la Paloma

Virgen de la Paloma
En Madrid, como en tantas y tantas localidades de la piel de toro, el 15 de agosto, "día de la Virgen" por excelencia, la semana pasada ha sido semana de fiesta, de tradiciones, de salir a la calle y disfrutar de las verbenas, ya sean en el pueblo de turno donde se esté de vacaciones, ya sea en la localidad donde se vive, los que no han tenido esa suerte.

En Madrid, se ha vivido la verbena más castiza; la de mantones bordados de Manila; las del chotis en un ladrillo; la de limoná o chocolate con churros, dependiendo de la hora; la de trajes de chulapa entallaitos; la de clavel en la solapa y gorra blanquinegra: LA VERBENA DE LA PALOMA.



Desde el 5 de agosto, tras las fiestas de San Cayetano en Cascorro, las de San Lorenzo en Lavapiés y las de La Paloma en La Latina; lleva Madrid intentando sobrellevar la canícula a ritmo de chotis en sus céntricos barrios.

El jueves 15, ha sido el día grande en que se ha homenajeado a la Reina de Madrid, la Virgen de La Paloma; que curiosamente no es su patrona oficial, pero sí popular.

Verbena La Paloma
Los actos comenzaron con una ofrenda floral a la Virgen a las diez de la mañana, en la fachada del Colegio La Salle, en la Calle de La Paloma; a la que seguiría la Santa Misa en la Iglesia de Nuestra Señora de La Paloma. A las dos y cuarto, un piquete del cuerpo de bomberos del Ayuntamiento bajó el cuadro, para que los madrileños y foráneos pudieran rendirle pleitesía y a las ocho de la tarde recorrería las calles de su barrio en un paseo procesional.

Verbena La Paloma
En los aledaños la fiesta continuaba antes, durante y después de los actos religiosos: Concurso de tortillas, música verbenera; batukada; paella popular; limonada para todos; baile con orquesta; verbena rock y magia callejera; la actuación de Rosa López en la Plaza de la Vistillas; salve a la Virgen en la Plaza de la Paja; y orquesta y música de discoteca como colofón.

De la Virgen de La Paloma, que no es una talla al uso, sino un lienzo enmarcado, se desconoce su autoría; pero su historia contrastada es, cuando menos curiosa.

En tiempos de Felipe II, por decisión real, la capitalidad del reino y la corte, se trasladan a Madrid. Una de las primeras decisiones de los monarcas, fue la construcción del Convento de Nuestra Señora de las Victorias, en la calle Espoz y Mina, que estaría presidido, en el altar mayor por una Virgen de la Soledad, talla de Gaspar Becerra, de la que los reyes eran fieles devotos. Ello fue motivo para que la devoción por la Virgen de la Soledad se extendiera por todo el territorio español, donde nunca se ponía el sol. Al morir Felipe II habría imágenes de la Virgen de traje blanco y manto negro por los cinco continentes. Y aún hoy, existe una veintena de cuadros en los que se venera a la Virgen de la Soledad solo en Madrid.

A finales del siglo XVIII, comienza la historia conocida de la madrileña Virgen.

Isabel Tintero salía de su casa una mañana en la calle de La Paloma, cuando vio a unos chavales jugar con un lienzo de una Virgen de la Soledad, que se habían encontrado en el patio de un convento cercano. A cambio de unos céntimos se hizo con el óleo; lo adecentó, lo enmarcó y lo colgó en el portal de su casa; esta era una costumbre muy de la época, por lo que no tenía nada de extraordinario.

Sin transcurrir mucho tiempo, empezó a correrse la voz de que la Virgen de la Paloma (como comenzaron a llamarla por su emplazamiento) era milagrosa y que un buen número de niños se habían curado por su intercesión. Esa fama se disparó, varios años después, el día en que María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV acudió al portal de la calle de La Paloma y presentó a la Virgen a su hijo Fernando, futuro rey de España, para que curase sus dolencias.

Pronto dejó de ser viable el tener el lienzo en el Portal e Isabel Tintero habilitó una habitación de su casa, donde los fieles podrían ir a rezar; se quedó también pequeña y se construyó un recoleto templo en un erial de la misma calle. Del templo se pasa a construir una parroquia y en 1912, con ayuda real; don Alfonso XIII y doña Victoria Eugenia inauguraron el templo actual.

Iglesia Virgen de La Paloma
Casualmente, hoy mismo, el telediario de TeleMadrid, se hace eco del anuncio del párroco de la Iglesia de la Paloma y San Pedro el Real, que anuncia que de no acometer obras necesarias en la parroquia, de rehabilitación integral, con un presupuesto del que la Iglesia no dispone, la Comunidad se verá obligada a cerrar el sitio de culto, por lo que hace un llamamiento de socorro a los parroquianos y empresas de Madrid, para que colaboren con sus donaciones.


Chulapo

Chulaponas, recorrdando sus buenos tiempos



Besando a la Virgen - La Pâloma


Verbena La Paloma

Virgen de la Paloma


Calles Verbena La Paloma



chulaponas que prometen




calles engalanadas en La Latina
Agosto 2014