Ría de Arousa

He disfrutado cuatro diítas en Galicia que, como siempre, han sabido a gloria. También es verdad, que habiendo dedicado dos de los cuatro a la Romaría de Catoira, el resto resultaba algo corto para poder recrear los sentidos, pero se hizo lo que fue posible.

Galicia, ¿me guardas el secreto? Entra, pero no se lo digas a nadie.

A pesar de todo, en Galicia, cada vez que la recorras, siempre encontrarás cosas nuevas, según palabras de Vicente Risco:

"Ti dis: Galicia é ben pequena. Eu dígoche: Galicia é un mundo. Cada terra é como se fose o mundo enteiro. Poderala andar en pouco tempo do norte para o sur, do leste para o oeste noutro tanto; poderala volver andar outra vez e máis: non a has dar andado. E de cada vez que a andes, has atopar cousas novas e outras has botar de menos. Pode ela ser pequena en extensión; en fondura, en entidade, é tan grande como queiras, e dende logo, moito meirande de como ti a ves. ¿Non din os filósofos que o home é o “microcosmos”, o compendio, o resumo do universo todo? Para canto máis unha terra con todos os homes que nela viven, un pobo que, se cadra, é unha sorte de Adam Kadmon... Do grandor do teu espírito depende todo; canto máis pequeno sexa, máis terra precisará. Se o teu pensar é fondo, a túa terra, para ti, non terá cabo; nela estará o mundo con todos os seus climas. Se o teu pensar se detén na codia das cousas, non digas tampouco: Galicia é ben pequena, es ti, que endexamais poderás concibir nada grande.”

Efectivamente, el día y medio que quedó libre encontré una gema desconocida hasta entonces

Rianxo o Rianjo, como prefiráis.

Teníamos el campamento (apartamentos río Ulla, muy recomendables) en la localidad de Campanario, muy cerquita de Catoira, donde se celebraría la romería. Ambas localidades están bañadas por el río Ulla y un puente une no solamente las dos orillas de la ría de Arousa, sino que en su centro la provincia de Pontevedra, pasa a ser la de A Coruña. Once kilómetros y medio desde el puente hay solamente a Rianxo, localidad de la que he quedado prendada.

Rianxo no es una localidad que aparezca en las rutas turísticas tradicionales, ni es monumental como otras vecinas no tan lejanas; Rianxo es un tranquilo pueblo, con ambiente costumbrista, que vive de la pesca del mejillón en batea, de almejas, de berberechos (recogidos por sus rianxeiras); marisquero, en general.

Rianxo, curiosamente, es un núcleo cultural de primer orden, y es tierra natal de hijos ilustres como Manuel Castelao, licenciado, médico y caricaturista; Paio Gómez Charino, que participó en la reconquista de Sevilla o Rafael Dieste.

Rianxo es bonita, bonita de verdad,

Os sonará:

Ondiñas veñen, ondiñas veñen
ondiñas veñen e van
non te vaias, Rianxeira
que te vas a marear...


 
Pasear por sus calles es pura delicia. Recoletas placitas, casas de marineiros, cuyo ancho estaba delimitado por el largo de los remos, para repartirse la costa marina equitativamente y casas blasonadas que delatan la hidalguía de algunos de sus vecinos. Y sus playas, largos arenales y aguas tranquilas; A Torre, O Porrón, Las Cunchas, Tanxil y un poco más escondidas Abuín, Leiro e Isorna.
 
Para que no os mareéis si os vais sin ver Rianso como la rianxeira de la copla,  os dejo unas imágenes, con las que espero me deis la razón.


Rianxeira


Iglesia de Santa Columba (Rianxo)


Rianxo


Rianxo


Rianxo


Rianxo


Rianxo


Rianxo


Rianxeiros


Rianxo


Rianxo
Horno Araño, Rianxo


 
De esta parte de la ría nos dejamos localidades como A Pobra do Caramiña o Ribeira, que quedarán pendientes para otra ocasión, pues el tiempo es el que es. Volvamos a la parte pontevedresa de la ría.
 
Cuando se habla de Rías Baixas se piensa siempre en la parte de Pontevedra desde Catoira a Sanxenxo (aunque este ya pertenezca a la ría de Pontevedra) y aquí recomiendo a mi lector que la recorra con mimo y sin prisas, no te has de arrepentir.
 
Un poco hacia el interior, merece la pena visitar Padrón -donde ataron la barca que llevaba el cuerpo de Santiago- (no dejad de ver la casa Museo de Rosalía de Castro; ah! y comer algunos de los que pican o de los que no); Caldas de Reis, con mucha relevancia en el medievo, aquí se celebró un concilio, en ella vivió doña Urraca y fue cuna de Alfonso VII.
 

Catoira, no tiene gran cosa, pero presume como nadie de sus Torres de Oeste. Quedan dos de lo que debió ser una edificación considerable de índole defensivo a la entrada del río Ulla. Allí celebran su famosa romería de vikingos y parece ser que se han encontrado vestigios que demuestran que no solamente fueron un baluarte defensivo en épocas medievales contra los normandos, sino que ya existían en época romana. Han construido un paseo elevado que recorre el cañaveral que rodea las torres y que es un paseo muy agradable.
 
Catoira es poco menos que sinónimo de Fiesta Vikinga. Aquí año tras año se celebra su famosísima Romaría Vikinga, declarada de Interés Turístico Internacional y móvil de nuestro viaje.


Monumento al Vikingo, Catoira


Desembarco Vikingo, Catoira
 
 
Torres do Oesste





Restaurante A Piedra


Pincho de carne y langostinos, no os lo perdáis.


 
 
No deje de degustar unas buenas almejas en Carril, prácticamente unida a Villagarcía, pues tienen un criadero de almejas y otro de otras y tienen fama en toda la comarca.
 

Vilagarcía de Arousa. Se trata de una población sumamente turística, con todos los servicios que se puedan requerir y con una bonita playa; no niego que se pueda pasar un agradable verano, pero tiene poco que ver.
 
No era la primera  vez que veníamos y no recordaba exactamente lo que nos podía enseñar, por lo que cogimos un trenecito turístico. He de ser sincera, no sé si fue más agradable el paseo o la conversación que mantuvimos con su encantadora maquinista. Paula, una galleguita que con ese aire de morriña tan típico, nos contaba que eran malos tiempos. su padre había comprado el tren y lo había explotado durante varios años en Barcelona, hasta que se jubiló y pasó el testigo a su hija, ya en su ciudad natal. Éramos los únicos clientes del día y por más que le decíamos que no se preocupara que no hacía falta que nos hiciera el recorrido (no debía cubrir el precio ni el gasoil que se utiliza), ella insistía en que no podía hacer eso. La forzamos a esperar a ver si algún otro viandante se animaba, yo entusiasmada, decía adiós a los niños que pasaban por ver si convencían a sus padres de lo divertido que podría ser hacer un viajecito en tren. No hubo manera nos lo enseñó a nosotros solitos. ¡Suerte!, Paula, no desanimes, que Rajoy dice que "estamos saliendo".¡ A lo mejor es verdad!
 
Lo cierto es que no es tan exagerado como lo pinto, tiene una zona muy bonita donde se encuentra el Pazo y el Convento de Vista Alegre, la Plaza de España con la Iglesia de Santa Baia de Arealonga y su puerto.
 
Vilanova de Arousa. Cuidado pueblecito por el que merece pasear y lugar de nacimiento del padre del esperpento, don Ramón María de Valle Inclán. La imagino hoy totalmente engalanada, mañana se reúnen en ella don Mariano Rajoy (está de vacaciones en una casa rural en Ribadumia) y el Presidente de la Xunta, don Alberto Núñez Feijoo.
 
Animo al visitante recorrerla, que lo hará invirtiendo muy poco tiempo, pero también que no debe dejar de ver la casa natal de don Ramón, el pazo de Rúa Nova, del siglo XVI, construido sobre una antigua fortaleza. Además de permitirle ver por dentro lo que eran los pazos solariegos de la época, que mantienen hasta su mínimo detalle con muebles y objetos de la familia, te ofrecerán un recorrido por su vida y los principales acontecimientos en España y en el extranjero entre 1866 y 1936.
 
Vilanova de Arousa


Iglesia Santa María Caleiro - Vilanova de Arousa

Casa de Julio Camba, Vilanova de Arousa
Casa natal de Valle Inclán

"Mi abuela acababa de asomar en el patín, arrastrando su pierna gotosa y apoyada en el brazo de Micaela la Galana". (Jardín Umbrío)
Casa natal don Ramón de Valle Inclán


Sala noble casa don Ramón de Valle Inclán



Despacho de trabajo, casa don Ramón de Valle Inclán

Casa natal don Ramón de Valle Inclán

Comedor de diario de la familia Valle Inclán


En los jardines del pazo Valle Inclan
Valle Inclán rodeado de los personajes de sus obras


Nuevo puente hacia la playa de Terón


Casa decorada con conchas de vieiras, Vilanova de Arousa


Cambados , la joya de la corona, sin género de dudas. Una pena, pues en esta ocasión nuestra visita sería únicamente gastronómica y de noche (por lo que no hay fotos interesantes) y, además, estaban en fiestas, la de Do Viño Albariño, uno de los acontecimientos más populares de Galicia (por lo que no hay fotos interesantes, repito). Lo que si que puedo es poneros los dientes largos y deciros que cenamos como los ángeles, y bebimos también como ellos (si es que comen y beben). Premio para el que adivine qué bebimos.
Cambados

Cambados

Cambados

Plaza de Fefiñanes, donde se celebraba un concierto con motivo de las fiestas

Combados


Combados en fiestas


Siento truncar mi relato aquí, pues el tiempo no dio para más. Pero aún os queda mucho, sólo de esta ría, A Toxa, O Grove, Portonovo, Sanxenxo, las islas Cíes,.... Es que Galicia e pequena, pero e un mundo.

¿Me guardáis el secreto?

Agosto 1 a 4, 2014