Los paraisos escondidos de Cabo de Gata

Cabo de Gata (Almería)
Con los casi 8.000 kms. de costa que nuestro país tiene, podemos presumir de rincones espectaculares en el litoral español,  pero si además de ello se ha sabido preservarlos de la especulación urbanística y de la barbarie del turismo de masas, entonces ya estamos hablando de verdaderos paraísos en la tierra. Así han calificado a Cabo de Gata, prestigiosas publicaciones como Lonely Planet o New York Times.

Este año, Cabo de Gata cumple su veinticinco aniversario como parque natural protegido, el primero declarado en Andalucía; diez años después la Unesco lo asignaba como Reserva de la Biosfera.



Pero para haber llegado a nuestros días en el estado de virginidad que lo ha hecho ha sido necesario algo
El Algarrobico (Cabo de Gata)
más que veinticinco años de políticas proteccionistas -políticas a las que por otro lado han conseguido  meter algún que otro gol, como es el caso del Algarrobico-. Almería ha sido hasta hace no mucho la hermana pobre de las provincias andaluzas; por "la tierra de las tres cosechas" era conocida: piojos, legañas y hambre. Sus visitantes eran anacoretas en busca de tranquilidad o hippies que encontraron el marco perfecto a su amor libre. Los especuladores de terreno pasaron de largo hacia otras tierras donde dejar su macabra huella. Afortunadamente.

Cabo de Gata cuenta con 50 kilómetros de litoral acantilado, donde además de cuidadas playas urbanas con el distintivo de bandera azul, encontramos también playas, con acceso motorizado por tierra, pero sin explotación turística ninguna, otras que requieren de algo más esfuerzo para acceder a ellas y otras  sólo accesibles por mar.

He aquí mi relación de las gemas escondidas de Cabo de Gata, todas ellas de cristalinas aguas:

  • Playa de los muertos.-
Playa de los Muertos (Cabo de Gata, Almería)
Perteneciente al municipio de Carboneras y a escasos 5 kms. del centro de la población, ofrece una belleza y una tranquilidad difícil de encontrar por otros lares, a todo el que se decide a ir en su busca tras casi media hora de escarpada pendiente (que a la vuelta habrá que subir), en una desértica Almería, con un sol de justicia. Pero merece la pena el esfuerzo.

El nombre le viene a que tradicionalmente, cuando ocurría algún naufragio, el mar devolvía a esta playa los cuerpos de los cadáveres.

  • Monsul.-

    Monsul (Cabo de Gata, Almería)
Monsul (Cabo de Gata, Almería)
A 4 kms. del bonito municipio de San José y por una estrecha carreterita, se llega a esta maravillosa playa, de apenas 300 m, en la que no en vano se han filmado numerosas películas, entre ellas, "Indiana Jones y la última cruzada". En el centro una gran roca proporciona algo de sombra en los calurosos veranos almerienses. En invierno, podrá el visitante llegar cuando y como quiera, pero en verano, el cantar es otro: una pequeña zona de aparcamiento permite aparcar unos pocos coches al precio de 4 euros; cuando se ha completado el aforo, no pasa ningún coche más; aunque el ayuntamiento ha habilitado un autobús que sale desde el municipio de San José cada media hora.

Playa de los Genoveses (Cabo de Gata, Almería)
  • Los Genoveses.-
Muy cerquita de Monsul, la naturaleza nos ofrece otra virginal playa de 1.180 m., Los Genoveses, que también puede presumir de ser escenario de grandes films: The Rat Patrol, el Viento y el León,... Atravesando una zona de vegetación y pequeñas dunas se llega a esta larga playa, una de las más concurridas. Hay zonas nudistas. En el extremo, unas cortadas que merece la pena acercarse a ver, conocido como el Morrón de los Genoveses.

  • Cala San Pedro.-
Las Negras (Almería)
Cala San Pedro (Cabo de Gata)
Mi preferida. Llegamos al bonito pueblo de Las Negras; pueblito de pescadores de exposición: barquitas, cuatro casas de pescadores y hasta un burro vendiendo verdura podéis ver en ocasiones. Preguntad a cualquier lugareño el camino a la Cala San Pedro; 4kms. de caminata, cuya última parte discurre por los acantilados, nos conducirá a esta recoleta cala de singular belleza. Tomada literalmente por una colonia hippy nudista, con un pequeño bar donde por lo menos, un refresco os compensará los líquidos perdidos durante el camino. Creédme que no os arrepentiréis del esfuerzo, que no lo es tanto. El regreso lo podéis hacer en unos barquitos que salen de la pequeña playa, cada media hora. Por supuesto, si no tenéis ganas de andar se pueden hacer en barco ambos recorridos. (Las manchas que parecen aceitosas en el mar, no son ni mas menos que el desove masivo de jureles)

  • Isleta del Moro.-
La Isleta del Moro (Cabo de Gata. Almería)
Minúsculo pueblecito con cuatro casas mal contadas, puertecito de pescadores, que ha sabido mantener su idiosincrasia a pesar de que la pesca ya no sea su principal fuente de ingresos. No podéis marcharos sin comeros una paellita con el mar golpeando materialmente el suelo donde estáis sentados.



La Isleta del Moro (Cabo de Gata, Almería) 


Pero Cabo de Gata es mucho más. Es huidizo y esconde sus verdaderos encantos para los muy avezados. Descubrelos!