Málaga, la bombonera

Por distintos motivos, mi vida ha estado muy ligada a la provincia de Málaga desde que era una adolescente. A fuer de ser sincera he de reconocer que no era de los sitios que me entusiasmaran; la tan manida Costa del Sol me ha parecido siempre un mundo en dos dimensiones: uno, el de los millonarios con casas blindadas entre las montañas que asoman a la puerta, esquivando a los paparazzis, para ir al sarao de turno y el de los, como yo, que los únicos millones de los que podemos dar cuenta son de los glóbulos que tenemos en el cuerpo.

He de reconocer que además de las moles construidas junto al perímetro marino - que obviamente han ido in crescendo desde aquel 1968 en que fui por primera vez-, han sabido conservar sus antiguos y blancos pueblos de pescadores o de montaña, con la misma candidez que tuvieran en otros tiempos pretéritos.

Pues bien, este año ha sido distinto; comparable a esa persona, por la que jamás has sentido atracción ninguna  pero que súbitamente descubres que es con quien quieres pasar el resto de tu vida: he decidido, el día que me jubile, mudarme a vivir a Málaga capital, la bombonera.


Un consejo para el visitante que quiera descubrir sus encantos es que "pueblee"; Málaga es algo más que Puerto Banús con barcos kilométricos, Bugattis, Ferraris y restaurantes cool.

Esta no es una guía al uso, simplemente un relato gráfico de lo que dio de si una semanita a final de verano.

Un torero un poco peculiar; pero ahí va un brindis por el público. ¡VA POR USTEDES!


Para seguir la ruta de los "pueblos costeros" , lo mejor es olvidaros de todas las vías rápidas, infraestructuras que están muy bien para aligerar de tráfico lde as urbes, pero nefastas si se quiera disfrutar del camino;  y encaminaros hacia la N-340, la Carretera de Cádiz de toda la vida.

Nada más salir de Málaga -que merece capítulo aparte-, nos encontramos con Torremolinos, antiguo pueblecillo de pescadores, hoy totalmente invadido por el turismo y del que queda poco de "pueblecillo" y de "pescadores", cuyo nombre proviene de la agrupación de viviendas entorno a torres y molinos. La Carigüela que es el vestigio de lo que fue el centro del pueblo, hoy es una zona moderna con  restaurantes y terrazas; agradable de estar, pero tipismo, cero.


Puerto Benalmádena

Benalmádena.- A partir de ahora, todas las poblaciones estarán duplicadas: el pueblo, del que con mayor o menor fortuna han sabido conservar su encanto de antaño y la parte costera de esas mismas poblaciones; ya se sabe, aberrantes edificaciones e infraestructuras turísticas.

Un poco a imagen y semejanza de Puerto Banús, se ha construido hace algunos años el Puerto de Benalmádena, restaurantes asequibles a todos los bolsillos y salida y entrada de barcos. De noche, no es una mala opción para cenar al aire libre. Entre las atracciones que se ofrecen al veraneante está el Tíboli, parque de atracciones, en la barriada de Arroyo de la Miel y una par de parques acuáticos.


Puerto Benalmádena

Estupa Benalmádena



Estupa Benalmádena



Entre las novedades que he encontrado este año -aunque lleva construido desde el 2005-, es una monumental construcción de un blanco níveo y dorado que se veía por todas parte y a la que por cierto nos costó llegar para ver de qué se trataba: la  estupa de la Iluminación, un monumento budista -el mayor del mundo occidental; con 33 metros de altura; un base de 25 metros de largo por 25 de ancho. en su interior, una sala de meditación de más de 100 metros cuadrados. Monumento budista para la paz, la prosperidad y armonía en el mundo,


Sigamos por nuestra N-340, 12 kms. más y llegamos a Fuengirola. Aquí la carretera se aleja ya algo de la costa para ir por fuera de la población. Sus casi 7 kms. de playa, están bordeados por un paseo marítimo, donde podrá encontrar lo que busque. Playas,... no quiero decepcionar al visitante, pero ya se sabe, de arena negra, como toda la zona.

Mariposario Benalmádena
Desde Fuengirola, merece bien la pena adentrarnos al interior y a poco más de ocho kilómetros, nos encontramos con Mijas (también tendréis Mijas playa a continuación de la de Fuengirola y Mijas pueblo,  en la montaña). A pesar de estar también invadido por el turismo, conserva un poco el aire de pueblecillo de sierra que otrora tuvo. Hay que perderse por sus callejuelas hasta llegar al mirador de arriba -merece la pena el esfuerzo-, pues tendréis la gratificación de una vistas maravillosas de toda la falda de la montaña hasta la costa y "dicen"  que en días claros, se vislumbra la costa africana. ¡Ah! no se le olvide alquilar un burrotaxi, pues de vuelta a su localidad de origen, todo el mundo le preguntará si lo ha hecho.


Portada Fiestas Virgen de la Peña (Mijas)

Fiestar Virgen de la Peña (Mijas)

Este viaje ni tendríamos vistas al valle, ni burro-taxis. Subimos de noche. Estaban en fiestas, en honor de la Virgen de la Peña. Carpas, tablao, volantes y todas las agrupaciones de baile de las academias de la zona, luciendo orgullosas sus coreografías.


Marbella Pueblo

Marbella Pueblo
Volvemos a nuestra N-340, dirección  Cádiz y a la izquierda el Castillo de Sohail, mandado a construir nada menos que por Abderramán III, pasamos por varias playas (Calahonda, Butibamba, Cala del Moral, El Chaparral), para llegar finalmente a Marbella; centro por excelencia de la Costa del Sol. El pueblo de Marbella, bonito y recoleto, han sabido mantenerlo a pesar de las hordas de turistas que lo visitan a diario. Ermita del Santo Cristo, Hospital de San Juan de Dios, la Casa del Corregidor, le irán saliendo al pasado en su callejear.



Ojén


Ojén


Ojén

Incendio verano 2012 - Ojén




















Ojén








Muy cerca de Marbella se encuentra Ojén, un pequeño pueblo de montaña que se merece una visita, aunque solo sea por las vistas. En esta ocasión acababan de salir de un fuego que ha arrasado unos 50/60 kms. y afectado a cinco localidades y que en el caso de Ojén se quedó a las puertas.

De vuelta a la N-340, se deja a la izquierda Puerto Banús, glamour de alta alcurnia, y seguimos a San Pedro de Alcántara, con restos romanos y paleocristianos.



Ojén



Málaga es mucho más; de Málaga a Ronda hay un ramillete de poblaciones donde merece la pena perderse.




-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.--.-.-.-.-.-.-.

MALAGA CAPITAL, LA BOMBONERA


Ciudad del paraíso.
A mi ciudad de Málaga.
Siempre te ven mis ojos, ciudad de mis días marinos.
Colgada del imponente monte, apenas detenida
en tu vertical caída a las ondas azules,
intermedia en los aires, como si una mano dichosa
te hubiera retenido, un momento de gloria, antes de hundirte
para siempre en las olas amantes.

Pero tú duras, nunca desciendes, y el mar suspira
o brama por tí, ciudad de mis días alegres,
ciudad madre y blanquísima donde viví y recuerdo,
angélica ciudad que, más alta que el mar, presides sus espumas.

Calles apenas, leves, musicales. Jardines
donde flores tropicales elevan sus juveniles palmas gruesas.
Palmas de luz que sobre las cabezas, aladas,
mecen el brillo de la brisa y suspenden
por un instante labios celestiales que cruzan
con destino a las islas remotísimas, mágicas,
que allá en el azul índigo, libertadas, navegan.

Allí también viví, allí, ciudad graciosa, ciudad honda.
Allí, donde los jóvenes resbalan sobre la piedra amable,
y donde las rutilantes paredes besan siempre
a quienes siempre cruzan, hervidores, en brillos.

Allí fui conducido por una mano materna.
Acaso una reja florida una guitarra triste
cantaba la súbita canción suspendida en el tiempo;
quieta la noche, más quieto el amante,
bajo la luna eterna que instantánea transcurre.

Un soplo de eternidad pudo destruirte,
ciudad prodigiosa, momento que en la mente de un Dios emergiste.
Los hombres por un sueño vivieron, no vivieron,
eternamente fúlgidos como un soplo divino.
Jardines, flores. Mar alentando como un brazo que anhela
a la ciudad voladora entre monte y abismo,
blanca en los aires, con calidad de pájaro suspenso
que nunca arriba. ¡Oh, ciudad no en la tierra!

Por aquella mano materna fui llevado ligero
por tus calles ingrávidas. Pie desnudo en el día.
Pie desnudo en la noche. Luna grande. Sol puro.
Allí el cielo eras tú, ciudad que en él morabas.
Ciudad que en él morabas con tus alas abiertas.
(Sombra del paraíso. 1939)

Vicente Alexaindre, a su Málaga natal

Málaga ha sido y seguirá siendo -afortunadamente-, desde el boom inmobiliario de los años 60, sitio de paso hacia la concurrida Costa del Sol. Durante muchas décadas Málaga no era una ciudad ni muy bonita, ni muy cuidada; se pasaba por ella y, como mucho se visitaba su Alcazaba y poco más. Hoy nada de esto es así, Málaga puede presumir de belleza por los cuatro costados, de buen hacer de sus ediles -sean del signo que sean-, de un destacado núcleo cultural y un importante nudo de comunicaciones, gracias a su puerto, aeropuerto internacional y estación ferroviaria de alta velocidad.

Málaga desde Gibralfaro



Gibralfaro

Por Málaga han pasado, a lo largo de su historia, numerosos pueblos que han dejado huellas monumentales en ella. Los principales, se asientan en el Monte de Gibralfaro.

A 130 m. y donde en su día se asentara la ciudad fenicia, Yusuf I mandó constuir el castillo que corona el monte. Tras la victoria de los Reyes Católicos, el rey Fernando lo tomó como residencia. Actualmente es visitable y desde su torre del homenaje se disfruta de unas vistas espectaculares de la ciudad de Málaga y en días claros, se puede divisar la cordillera del Rif y el Estrecho de Gibaltar. A sus pies, la Alcazaba, palacio nazarí, junto con el teatro romano, del siglo I d.C.


Málaga desde Gibralfaro

Gibralfaro

El Parque (Málaga)
El visitante tampoco debería perderse un paseo por "El Parque"; casi un kilómetro de terrenos ganados al mar, paralelo al puerto, jalonado con plantas de los cinco continentes y estatuas, fuentes, etc., que hacen a uno trasladarse a la Arcadia de Sannazaro.

Nuestra simpática guía



Siguiendo nuestra buena costumbre, nos apuntamos a una visita guiada por la ciudad cuyo grupo lo componíamos un inglés, la guía y nosotros dos; a medio camino el inglés ligó con una chavala y la guía fue de nuestra exclusividad.


Catedral Málaga

Catedrla Málaga
Lo primero que llama la atención de su centro urbano es su catedral renacentista, de la Concepción, que por cierto está inacabada; le falta una torre y por ello se la conoce con el sobrenombre de "la manquita"; construida sobre los terrenos donde se ubicó durante ocho siglos la mezquita aljaima. Junto a ella el Palacio Arzobispal con una bella y española fachada barroca.
Catedral Málaga
Añadir leyenda
Catedral Málaga
En los jardines de la catedral un curioso museo al aire libre.

El Teatro Romano, al pié de La Alcazaba, descubierto en 1951, cuando se estaba preparando el terreno, para instalar un jardín. Construido en la época de Augusto; fue utilizado hasta el siglo III. En la actualidad queda al descubierto el escenario, parte de la orchesta, la cávea con tres gradas y el vomitorium.
Teatro Romano Málaga

Teatro Romano Málaga
Iglesia Sagrado Corazón
Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, de estilo neogótico, construida en 1920.

Bella portada del Palacio -arzobispal, en la Plaza del Obispo y construido por el arquitecto Antonio Ramos, es una bella muestra del barroco malagueño.


Plaza de la Constitución (Málaga)

La plaza de la Constitución es el centro neurálgico de Málaga. Es la antigua Plaza Mayor desde el siglo XV. Durante la época nazarí, llamada de las Cuatro Calles, y si algo le han sobrado a lo largo de los años han sido nombres: Libertad, República Federal, 14 de abril, José Antonio Primo de Rivera, hasta la llegada de la democracia que tomó el actual de Constitución.

En la Plaza de la Constitución, el visitante no debe dejar de hacer un alto en el camino y tomarse un cafelito en el Café Central, café con solera donde los haya. Como no es cosa baladí, se lo aseguro yo; voy a hacerle un favor y le anticiparé las distintas formas de pedirlo, para que no le pille por sorpresa.

¿Cómo desea usted el café?


 
Calle Larios
La calle Larios, inaugurada el verano de 1891, es la calle más glamurosa de todo Málaga y donde tienen sedes las mejores firmas mundiales.  En 1880,  el Ayuntamiento hizo públicas las bases de una sociedad anónima para promover la construcción de una calle que diera prestigio a la ciudad. El capital de la misma se fijó en un millón de pesetas, que se distribuyeron en cuarenta acciones de 25.000 pesetas cada una, y que fueron adquiridas por la familia Larios en su mayoría (industrial textil y grandes benefactores de la capital), haciendose esta cargo del proyeto. En agredecimientos el ayuntamiento levanto una estatua a Manuel Domingo Larios y Larios. Con la proclamación de la Segunda República en 1931 la calle fue renombrada como Calle 14 de abril, siendo la estatua que lo homenajeaba derribada por la multitud y arrojada al mar. En su lugar se colocó la estatua del obrero que hasta entonces se encontraba a los pies de la estatua del Marqués. Tras el fin de la Guerra Civil con la victoria de Franco, se le devolvió el nombre original a la calle y la estatua del marqués fue recuperada del mar y recolocada en su posición, situación que se mantiene en la actualidad constituyendo una de las imágenes más típicas y reconocidas de la ciudad de Málaga.
Calle Larios





Calle Larios






 
 
 
Ayuntamiento Málaga



El Comechero








El Cenachero
Si algo es típico, típico de Málaga, después del boquerón, es el Cenachero. El cenachero era el pescador que en su cenacho o espuerta de esparto lleva el pescado fresco que pregona por las calles; un oficio ya desaparecido. Su estatua conmemorativa es un símbolo popular de la ciudad andaluza de Málaga.


Muelle Unos

Muella Uno
Una zona muy agradable para dar un paseo, comer o cenar al fresquito en verano es el Muelle Uno (la prolongación del puerto  hasta llegar al Faro). Zona Comercial con mucha restauración, inaugurada hace apenas uno año.


La Malagueta, playa de casi dos kilómetros en el mismo centro de la ciudad.




La Malagueta
Cementerio Inglés
Cementerio Inglés
Otro rinconcito, descubierto en este viaje, ha sido el Cementerio Inglés. Fundado en 1831, por el cónsul británico del momento, para solucionar un problema que tenia la comunidad británica en la ciudad. Una ley local prohibía los enterramientos de los no católicos a la luz del día; éstos debían ser enterrados, de pié, en la arena, y de noche. A partir de su consecución, se derogó la ley y en él están enterrados, entre otros 60 marineros de un buque escuela que naufragó cerca del puerto de Málaga; cuatro ciudadanos de la Commonwealth fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial y rescatados del mar e incluso nuestro poeta Jorge Guillén.



Virgen de la Victoria
El 8 de septiembre, como cada año, es fiesta grande en Málaga. Es el día de la Virgen de la Victoria, patrona de los malacitanos. La imagen de la Virgen fue un regalo de los Reyes Católicos a la ciudad, que tras seis meses de duro asedio, en  1487 -uno de los más largos de la reconquista-, logran la rendición del último caudillo musulmán, con la ayuda de la imagen de la Virgen, que tenía Femando el Católico en su oratorio de campaña; que además según cuenta la leyenda, era un regalo del Emperador Maximiliano de Austria, su padre. Al parecer, aunque no se sabe con certeza, parece que es una talla flamenca.

Virgen de la Victoria
Santuario Virgen de la Victoria
En aquel sitio donde Fernando el Católico tenía su oratorio en el campamento de guerra, se le construyó un santuario, de donde cada año sale hacia la Catedral, donde permanecerá nueve días, para regresar de nuevo a su santuario, tras una solemne misa y su procesión por todo el centro de Málaga.







Mantillas, obispo, ofrenda floral, banda de cornetas, trajes de faralaes, lluvia de pétalos, corporación municipal en pleno, guardia de época; todo vale para homenajear a la REINA DE LOS MALAGUEÑOS.

Virgen de la Victoria


Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria
Virgen de la Victoria


 No cabe dduda de que tanto ajetreo, al final del día pasa factura; para muestra, ... un par de botones.



En el camino de vuelta, nueva intención frustrada. Con esta será la tercera vez que intento ver la casa natal de Federico García Lorca en Fuente Vaqueros. Siempre está cerrada.

Fuente Vaqueros
García Lorca (Fuente Vaqueros)






Casa natal Federico García Lorca