Selva Negra (Baviera y Selva Negra III)



Selva Negra
En Bad Mergentheim hemos entrado en Baden-Würtemberg el land más meridional de la República Federal. Gran variedad de paisajes; de los montes de la Selva Negra, a las exuberantes orillas del Lago Constanza. Tierra de bosques, pastos, valles, pequeños lagos y amenos pueblos, este land aún se debate entre sus dos identidades, la de Baden, al oeste, más europea y abierta a las influencias de Francia y la de Württemberg al este, ligada a las tradiciones antiguas y de marcado carácter germano.



16 de agosto - HEIDELBERG



Heidelberg
Heidelberg


Cuando llevas vistas tantas localidades -pequeñas, grandes, manejables, inabarcables-, a la cuál más bonita e intentas hacer un ejercicio de averiguar cuál es la que más te ha gustado, es poner a prueba tu capacidad de elección. Si no la que más, sí una de las que más, ha sido Heidelberg.


Rica en monumentos, sede de una antigua y célebre universidad, importante centro cultural, activa industria, tecnología punta; en fín, no se puede pedir más.
Heidelberg
Heidelberg
Añadir leyenda


En su calle principal, que mide 2 kms. y las callecitas aledañas se encuentran los edificios más importantes, bellas casas, la antigua farmacia, la sede de la universidad, edificios jesuíticos, el decanato, el antiguo mercado de trigo y cebada, palacios,... y presidiendo todo ello, en lo alto, el castillo (se puede subir por la larga escalinata o un cómodo tren cremallera). Semidestruido por los franceses, cuando se estaba reconstruyendo un rayo provocó un incendio que llevó al traste la restauración. Sin embargo, todo lo que queda se impone por su grandiosidad y belleza. Junto a él, la joya del castillo, el palacio Otthenrichsbau, obra maestra del Renacimiento alemán, en él se encuentra el museo de la farmacia.

Heidelberg


Tras un delicioso paseo por su calle principal recomiendo bajar hacia el río Neckar y apuntarse en algún crucero que lo recorren en parte; como novedad, este año había unos catamaranes propulsados con energía solar, que estaban teniendo mucha aceptación. El viaje es una travesía perfecta para ver Heiedelberg desde el agua y te permiten sacar fotos del viejo puente desde todas las perspectivas posibles.




KARLSRUHE

Karlsruhe
Karlsruhe
Karlsruhe es especial. No espere usted encontrar ni casco histórico, ni medievales callejuelas; el margrave de Baden, Karl-Wihem ordenó diseñar la ciudad de sus sueños: un palacio en el centro del  que partían 32 calles formando un abanico. Karlsruhe no tiene murallas y presume de ello, por ser una ciudad abierta  a los visitantes, tolerante y liberal y adelantada a su tiempo (aquí se levantó, en 1822, el primer edificio parlamentario de Alemania; pero no sólo eso, el 3 de agosto de 1984, un informático en Karlsruhe recibía el primer correo electrónico en suelo alemán, remitido desde la Universidad de Wisonsin.

BADEN-BADEN



Baden-Baden
Baden-Baden


La estación termal más importante de Alemania y una de las más importantes de Europa. Sus aguas ya eran conocidas por los romanos, con el emperador Caracala entre sus asiduos. En el siglo XIX se convirtió en la capital estival de Europa, visitada por monarcas, hombres de estado y las mayores fortunas del continente; pero también intelectuales de la talla de Tolstoi, Nietzche y Wagner gustaban de los beneficios de sus aguas.


Hoy Baden-Baden, quintaesencia de la elegancia y el glamour no desmerece en absoluto sus tiempos pasados: su casino, uno de los mejores; congresos, festivales, exposiciones y desfiles de moda. Baden-Baden es glamour en estado puro y para comprobarlo, con solo pasear por sus calles y contemplar los escaparates de sus tiendas es suficiente.

l17 de agosto - Baden-Baden
Baden-Baden


Es tanto lo que ofrece esta ciudad que es difícil estructurar el relato. Indudablemente, lo más espectacular es el Kurhaus; uno vuelve a la belle epoque solo con verlo; no sé qué será el asistir a un concierto, una cena o un baile, pero sólo contemplarlo e imaginártelo lleno de gente guapa, sobrecoge. Al Casino se puede entrar (creo recordar que por 5€) durante el día y antes de su apertura al público para jugar; organizan visitas guiadas. Las inmediaciones son especiales también: los inmaculados jardines, las elegantes boutiques a lo largo de la arcada y si se tiene suerte, se puede escuchar a la Filarmónica de Baden-Baden, en un escenario que hay en el exterior. Cuando vea que alguien enciende los antiguos candelabros de gas, como se sigue haciendo, es que ha llegado la hora de probar suerte. Para Marlen Dietrich, no hay en el mundo un casino que se le pueda igualar. Un trenecito sale desde aquí hasta Augustaplatz, que le permitirá ver los más relevante, cómodamente.


Lichtenhaker Allee. Magnífica vía, a lo largo del río Oos, con robles centenarios y macizos de azaleas, magnolios, pinos, tulipanes. Durante el siglo XIX, escenario de grandes acontecimientos de la ciudad (entre ellos el atentado contra el rey de Prusia, Guillerm I); todavía recuerdan sus ciudadanos los paseos por ella de Napoleón III y la emperatriz Eugenia, de la reina Victoria, de Bismarck,...
Baden-Baden


Lichtenhalerstrasse es la salida directa a la Selva Negra; en ella, al comienzo, se encuentra la gran iglesia evangélica y más adelante la iglesia rusa, con su gran cúpula dorada. A la derecha de la calle, a lo largo del río, se prolonga la gran rosaleda decorada con pérgolas y fuentes.


Marktplatz, la plaza central se abre entre el Ayuntamiento y el antiguo convento jesuita y la iglesia de San Pedro y San Pablo. La subida es un poco extenuante, pero indudablemente merece la pena. Al oeste de Markt, se encuentra Römerplatz, que toma su nombre de las ruinas de las termas romanas, que se se encuentra debajo (puede acceder a ellas por el museo de la calle Steinstrasse o por el parking.
Baden-Baden


Neues Schloss. En el antiguo lugar que ocupaba la fortaleza de los Zähringer, se mandó a construir el actual castillo renacentista a finales del siglo XVI. En él, además de visitar las salas y su decoración, se puede ver una buena colección de arte.


Pasar por esta localidad y no darse un homenaje en sus balnearios es poco menos que sacrílego. Hay dos grandes baños: el de Caracalla y el Friedrichsbad. El primero, algo más barato y más conservador que el segundo, pues en Friedrichsbad el baño ha de ser nudista.


ESTRASBURGO (FRANCIA)


 Cincuenta y siete kilómetros de cómoda autovía y, voila, estamos en Francia. Pasar cerca de esta localidad, una de las más bonitas de Europa, y no acercarse hubiera sido un crimen.
Estrasburgo
Estrasburgo


No hace falta llegar a la Place de la Cathedrale para ver la aguja de la iglesia, de 142 m., pues se ve a distancia, no en vano, hasta el siglo XIX era la más alta de toda la cristiandad. Obra maestra absoluta del arte gótico, tanto su exterior como el interior. "Un prodigio de grandeza y delicadeza", en palabras de Víctor Hugo. La fachada es el mayor libro de imágenes de la edad media, con los centenares de figuras que en ellas se encuentran y en el interior, destaca el órgano, el púlpito y el reloj astronómico, cuyos doce apóstoles desfilan delante de Cristo todos los días a las 12:30. Una escalera de caracol de 332 escalones, conduce a unas vistas de la ciudad, sin parangón.


El Centro histórico de Estrasburgo ha sido declarado patrimonio histórico de la Humanidad, por fundamentadas razones, una visita es un regalo para todos los sentido.
Estrasburgo
Estrasburgo


Junto a la Catedral, la casa Kammerzell, la casa más bella de Estrasburgo. Construida en el siglo XV por un acaudalado comerciante, hoy alberga un restaurante.


Cerquita, se encuentra la Place Gutenberg. No podía ser de otra manera y la preside una estatua de Gutenberg, que vivió desterrado en Strasburg entre 1434 y 1444 y aquí trabajó en su invención de la imprenta de caracteres móviles. El edificio más bonito de la plaza es la Cámara de Industria y Comercio (antiguo ayuntamiento)
Petite France (Estrasburgo)


No lejos de la Catedral, se puede visitar el Palacio Rohan, construido en 1732 para el Cardenal-Príncipe Rohan-Soubise, hijo natural de Luis XIV; a comienzos del siglo XIX fue residencia de Napoleón.


En fin, Estrasburgo es mucho más y el visitante lo irá descubriendo caminando por ella; pero con gran diferencia, mi rincón preferido es la Petite France. El barrio más pintoresco del casco antiguo, donde residían antiguamente, pescadores, molineros, curtidores y otros oficio. Canales, flores, casas entramadas, todo conjuntado da sensación de un decorado artificial para una gran representación.


En la prolongación del barrio de la Petite France, nos encontramos con los Puentes Cubiertos, que a pesar de haber perdido los tejados en el siglo XIX mantiene el nombre. Sus cuatro torres, vestigios de las antiguas murallas, que representaban en cinturón defensivo de Estrasburgo.
Petite France (Estrasburgo)
Consejo de Europa (Estrasburgo)


Por curiosidad y porque merece la pena, recomiendo ir al norte de la ciudad y ver los edificios de las instituciones europeas, verdaderos prodigios de la arquitectura moderna. El Consejo de Europa, el Palacio de los Derechos del Hombre, el Parlamento Europeo, el Instituto Internacional de los Derechos Humanos. Siempre impresiona estar donde se mueven los hilos políticos y economicos de todas las sociedades europeas. Sólo visitas para grupos bajo previa cita.

El camino desde Baden-Baden hasta Freudenstadt (que sería nuestra siguiente parada) es pura delicia; con unas vistas extraordinarias al valle del Rin y la Alsacia.



FREUDENSTADT


Freudenstadt
Ya de noche, llegamos a Freudenstadt, encontramos una casa encantadora para dormir (con servicios de 5 estrellas y la amabilidad y buen hacer de la gente del entorno) (en el último capítulo encontraréis referencias y precios de todos los hoteles).


Nos sentamos en una terraza en una gran plaza (la más grande de Alemania, según dicen), con bonito decorado de fondo. El sitio promete. Como anécdota, comentar lo complicado que es en Alemania tomar algo que no sea el rubio elemento llamado cerveza. Después de cenar, todo invitaba a pasar un rato agradable tomando una copia -ron con Sprite es lo que Manolo acostumbra a tomar-. "Rhum, oh no, what is that? Gin?, No, no gin. Increíle, pero cierto, se tuvo que conformar con un cognac con hielo; no sé si bueno, pero sí, original.


Sábado, 18 de agosto - FREUDENSTADT
Freudenstadt


"Freudenstadt - aquí estoy a gusto", es el lema de la ciudad; supongo que en alemán la frase rimará.


Volvemos a la gran plaza de la noche anterior, tras un opíparo desayuno en nuestra magnífica casa. Sinceramente y ahora que no me oyen los ciudadanos de Freudenstadt que tan orgullosos están de enarbolar la bandera de tener la plaza más grande de Alemania, pero creo que tiene truco, pues se trata de una especie de unión entre dos plazas, pero en fín, no seré yo quien les quite el record del país.
Freudenstadt


Aquella mañana, gran parte de la plaza estaba invadida de puestecillos con una especie de mercadillo de cosas usadas y lo curioso es que la mayor parte de ellos eran niños o adolescentes, que bajo la atenta mirada supervisora de sus madres, exponían en una sábana el pantalón vaquero del año pasado que se le ha quedado pesquero; el órgano que le trajo Papa Nöel hace dos Navidades y que tiene dos teclas rotas y las botas de montaña que hubo que sustituir el invierno pasado antes de que el dedo gordo asomara por ellos. Yo hice una inversión de las grandes: un manquito de unos quince centìmetros, con cara y extremidades (las que le quedaban) de porcelana, que me pedía a gritos "llévame", por 2 euros; el flechazo fue tal, que no me molesté en regatear.
Freudenstadt


Marktplatz, que así se llama la gran plaza -no se olvida pues todas las plazas mayores de todas las locallidades alemanas son Marktplatz (haya mercado o no, pero seguro que lo hubo)- tiene varios puntos destacables: el pilar Hypothekenvenus, el ayuntamiento, la iglesia municipal evangélica, bonita por fuera de tejas verdes e interesante por dentro; en primer lugar, por su disposición formando un ángulo recto, el altar en el vértice y a un lado se sitúan los hombres y al otro las mujeres, aun hoy en día. Muy curiosa es la exposición de fotografías del estado de la iglesia y la plaza en general tras la II Guerra Mundial, pone los pelos de punta. No nos olvidemos que Frauenstadt ha sido muy maltratada por la suerte: el fuego, las guerras y las plagas se han cebado con ella, pero ha sabido construirse y reconstruirse, una y otra vez y hoy, se mantiene como antaño, en todo su esplendor. Una serie de fuentes o mas bien chorros que surgen del suelo hacen que en verano la temperatura en la plaza sea mas que agradable, aunque también representan el terror de las madres que difícilmente pueden controlar el que sus niños lleguen empapados a casa un día y otro.


Freudenstadt tiene muchas otras cosas que ofrecer en sus inmediaciones: una mina/museo, la Friedrichsturn, una torre panorámica de 25 m. desde la que se vé buena parte de la Selva Negra y que fue construida en conmemoración de sus 300 cumpleaños; un taller de cristal soplado en la misma ciudad; y un sinfin de rutas de senderismo.


A partir de ahora se sucederán una serie de pueblecitos, que si el uno es bonito, el siguiente lo es más. Pueblos que se ven rápidamente, porque son pequeños, pero que dejan imagenes en la retina difíciles de olvidar.
ICHSCHWARZWALD


Alpirsbach







Antes de continuar quisiera recomendar al lector, que se deje llevar por su intuición. Antes de salir, me tenía muy preocupada los puntos más interesantes a visitar en la Selva Negra. He comprobado que todos tienen algo y como es imposible verlos todos, disfrute de los que van saliendole al paso y su visita no desmerecerá ninguna otra con otro itinerario distinto.











ALPIRSBACH.


Alpirsbach
Pequeño pueblecito en el valle del Kinzig, donde sobresale por encima de todo, la gran mole del monasterio benedctino del siglo XI y su iglesia, en cuya portada dos leones guardan el reciento de la entrada del maligno, uno de los más antiguos monumentos románicos de la Selva Negra. Visitas guiadas diariamente. No se olvide de dar un paseo por los jardines aledaños, que bien merecen diez minutos.



 
SCHILTACH

Fundada en el siglo XI para dar servicios a todos los granjeros de alrededor, cuyas granjas tienen muchísima más antigüedad.
Schiltach
Schiltach


El río Kinzig, que la atraviesa, estaba harto animado aquella mañana; había una especie de jira campestre y de un tocadiscos con grandes altavoces salían con altos decibelios canciones del momento y la gente en las largas mesas de rigor o incluso comiendo dentro del río, disfrutaban de un caluroso día de agosto.
Schiltach
Schiltach


Su centro medieval, bajo protección oficial por la Unesco, se mantiene tal cual, tras el gran incendio que arrasó la ciudad a finales del siglo XVIII. La plaza del Mercado -como no- es el corazón de la ciudad. En ella, llama la atención, la Stadtenbrunnen, bonita fuente en medio de la plaza; completan el marco un puñado de bellas casas entramadas.
Schiltach


Aquí nos encontramos con dos curiosos e interesantes pequeños museos: el Schüttesage-Museum, antiguas instalaciones de la serrería al lado del río y el museo de la farmacia un poco más arriba (poco, por decir algo, pues las cuestas son espectaculares, pero no os desaniméis merece la pena subir).
Schiltach


Durante los siglos XVIII y XIX Schiltach tenía el monopolio del transporte de la madera desde la Selva Negra hasta los Países Bajos. El museo recrea todas las fases por las que pasa la madera en un aserradero, incluida una rueda de 7,20 m. de diámetro


La ciudad no tiene desperdicio.




HAUSACH
Vogtsbauernhof
A poco más de 5 kms. al sur de Hausach, por la B33, dirección Gutach, merece la pena acercarse a ver el Freilichtmuseum Vogtsbauernhof. El nombre tiene mandanga, pero detrás está una curiosa recreación de la vida del agricultor en la Selva Negra. Un pueblo, con su iglesia, sus casas, sus animales, sus plantaciones, su molino, sus granjas, todo muy bien ambientado. Se tiene la sensación de estar visitando una aldea auténtica.
Vogtsbauernhof

Vogtsbauernhof






WOLFACH



Wolfach
Forzamos el dormir aquí, pues estaban en fiestas. Por todo lo alto. Taquillas en las puertas de la ciudad, que te colocaban una pulsera y te cobraban por entrar. Animadísimas; con varios ambientes, conjunto moderno en uno, orquesta vingage en otro. Cena y caipiriñas y una noche muy agradable.




Obviamente el pueblo estaba full booking, pero encontramos una de nuestras casitas típicas de la Selva Negra, a las que nos estamos acostumbrando, en un pueblecito cercano y, tan ricamente.


Domingo, 19 de agosto


Wolfach, fundada en 1148, es una agradable localidad. Los puntos más destacables son el castillo de Fürstenberg, la ruinas de la muralla, el Ayuntamiento y la Iglesia de San Bartolomé.

Una nota negra en su historia fue el 21 de abril de 1945, antes de volar la ciudad, la Gestapo sacó de la prisión de Wolfach a los prisioneros políticos y franceses de la resistencia que tenía encarcelados; les llevaron a la selva a las afueras; les obligaron a cavar su propia tumba y le disparaton a bocajarro; lo triste, es que esto ocurría tres horas antes de la llegada de la 2.ª División Armada francesa comandada por el General Leclerc.



SCHRAMBERG 

Museo H.A.U
. 

 Esta visita fue realizada para dar gusto a mi compi de viaje. No es que la localidad no tenga atractivo suficiente (que ni la vimos), pero es que en ella se encuentra un museo muy curioso: Museo técnico H.A.U. He de reconocer que yo también lo disfruté.


Lo primero que quiero advertir a mis lectores es que el localizarlo fue algo complicado, pues la dirección que viene en todas las guías es la del Ayuntamiento de Schramberg y cuando llegamos, estaba cerrado. Por lo que si os encontráis con la misma tesitura, preguntar a los lugareños, que os ayudarán. (Dirección: Gewerbepark 3/5 . 78713 Schramberg).


El Auto und Uhrumwelt Museum consta de tres museos situados en distintos edificios pero cerca unos de otros. Puedes ver y pagar para ver uno solo de ellos o elegir un "combi" que te incluye los tres.


El primero de ellos, el Auto und Uhrenwelt Museum está dispuesto en cinco plantas. La primera le llevará a través de la historia del reloj (no olvidemos que estas eran las antiguas instalaciones de Junghans, en su día uno de los mayores fabricantes de relojes del mundo); de los relojes mecánicos a los de cuarzo -aun no seduciendo el tema, resulta interesante-; las plantas restantes es un paseo por la historia del automovil, ambientados con todo lujo de detalles de la época. Impresionante. Motocicletas de todo tipo, coches pequeños de postguerra, camiones de tres ruedas, las primeras bicicletas con motores, vehículos para discapacitados, camiones de bomberos, todo lo que se pueda usted imaginar del mundo del automóvil, lo encontrará aquí.


Muy cerquita del anterior se encuentra del Museo Diesel. La "joya" es el gran motor diesel, de la marca MAN, que era originariamente el utilizado en la fábrica. Sinceramente, no me pareció interesante, pero, para gustos, los colores.
No es amarillo, pero no se puede tener todo


El tercero que está un poco más retirado, pero no mucho, es la colección privada del empresario Hans-Jochem Steim, apasionado coleccionista de automóviles clásicos. Dos plantas con maravillas de cuatro ruedas como un Brasier de 1908, que alcanzaba los 50 kms/hora, los primeros coches deportivos de 1914, Mercers, de los que quedan menos de 100 en el mundo, Austin americanos de los años 30, Studebaker, citroen, camiones de bomberos desde 1916; un Magirus en funcionamiento desde 1962 al 2006; Maybach de 1932, de los que solo quedan cinco en el mundo; Mercedes de todos los años; Cadillac; Ford; Opel; Porsche; Rolls-Royce, Volkswagen; BMW; coches deportivos, de Fórmula 1; micros: Fiat 500, Isetta; Ferraris; en fin, la lista es enorme.


Recomiendo, sin lugar a dudas, una visita.



TRIBERG




Triberg
Triberg
Pueblo turístico donde los haya, muy bonito, aunque lo preparado que está para las avalanchas de guiris que llegamos, resta naturalidad al entorno. Grandes aparcamientos por donde has de pasar obligatoriamente, pues no puede ser de otra manera y subida de la cuesta hasta la catarata famosa


Triberg está enclavada entre bosques de abetos y en plena montaña. La cruza el río Gutach que conforma una serie de cascadas de más de 163 m de caída y que las convierten en las más altas de la Selva Negra. Ver las cataratas se puede hacer desde varios niveles. Nosotros nos conformamos con el primero y no creo que desmerezca mucho a los superiores.


Después un paseo por la calle principal del pueblo llena de tiendas de souvenirs; es decir, relojes de cucú de todos los tamaños y modelos. Cervecita o incluso comer (si encuentra mesa libre) en alguna de las muchas terrazas.
Cucú más grande del mundo


A continuación, y en este orden, pues se volverá encontrar allí a las mismas personas que estaban fotografiándose en las cataratas, a visitar el cucú más grande del mundo.


El megacucú se encuentra en Schonach y se trata de una casa típica de la Selva Negra, con un reloj en su frontal del que sale un pájaro a cantar las horas y las medias. En su interior, el gigantesco mecanismo hecho en madera. Impresionante, aunque he de dar a mi querido viajero un consejo, si queda mucho para la hora en que aparece el cucú, no esperéis, no merece la pena. Son décimas de segundo y todos los quedamos con cara de tontos, preguntándonos si continuaría o eso era todo.


Llegamos a Freiburg ya de noche y tras buscar hotel y aparcar el coche (ya sabéis la eterna pesadilla en Alemania), fuimos a dar una vuelta a la Plaza Mayor -mañana lo sabremos, pero seguro que es la Marktplatz-. Nos volvimos enseguida, pues estaba sin iluminación ninguna y con gente con unas pintas un poco extrañas.


Cenamos en una terracita de un restaurante mexicano, con nuestro tequila incluido, divinamente.





Lunes, 20 de agosto - FREIBURG
Freiburg
Freiburg


No señor, estaba equivocada, en esta ocasión no es la Marktplatz, sino la Munsterplatz, porque en su centro se alza, altiva y orgullosa, la Catedral de Freiburg, con toda suerte de estilos pues su construcción duró casi trescientos años. Merece la pena contemplar sus vidrieras, no tanto, por su belleza -que también- sino porque son los originales del medievo; y ello, tras haber sido Freiburg duramente castigada en la guerra de los 30 años; en la guerra de sucesión por el trono de España; las guerra de la Convención, asediada por Francia; y durante la II Guerra Mundial, un bombardeo aéreo de los Aliados, destruyó gran parte de la ciudad -no se privaron de nada-. Lo solitaria que estaba anoche y hoy efervece de actividad. Las terrazas están al completo y los puestos reclaman la atención de los viandantes; desde quesos hasta juguetes de madera; de hierbas para casi todo a frutas de todos los colores, legumbres, flores,...
Freiburg


Rompiendo con la tónica general de las poblaciones alemanas, aquí tenemos que ir a buscar el Ayuntamiento dos calles hacia el Este de la Münster. La Rathausplatz, con el ayuntamiento viejo y el ayuntamiento nuevo y en la misma plaza, la iglesia Martinskirche, correspondiente al antiguo convento de los padres franciscanos.


Recorra la calle Kaiser-Joseph-Strasse, la arteria comercial de Freiburg. A partir de aquí deambule por sus callejuelas y llegue a las más pintorescas de Gerberau y Fischerau; continúe por el Canal hasta la Martinstor.


Freiburg es un importante centro cultural, con una activa universidad. En ella hay muchos museos, muchos teatros, donde si entiende el alemán, podrá ver alguna buena obra.

COLMAR (Francia)
Colmar


De nuevo cruzamos la frontera para conocer esta ciudad de la que tanto había leído y oído. Comienza a llover, son las primeras gotas de todo el viaje y eso por estas alturas, es todo un lujo. ¡Qué hacer! ¡Ya está!, el trenecito. A conocer la ciudad en el Petit Train Touristique. No sé,... la lluvia, las altas expectativas...; Colmar me decepcionó algo (¡ojo! salvo la Pequeña Venezia, que es una maravilla, con lluvia y todo). Ha terminado el periplo del trenecito y la palabra más utilizada durante las explicaciones de los monumentos de la ciudad está el de Bartholdi, que nació aquí y del que están sumamente orgullosos (la fama de Bartholdi se convirtió en universal, cuando construyó la famosa Estatua de la libertad de Nueva York).
Pequeña Venezia (Colmar)
Colmar


Ha dejado de llover y volvemos a ver unos rincones `por los que pasamos con demasiada rapidez como para disfrutarlos: la Pequeña Venezia. Había que volver y verla con detenimiento. ¡Qué belleza! Barrio de pescadores y curtidores, atravesados por canales. Casas entramadas, llenas de fores, terracitas, todo invita a pasar un rato agradable.





Titisee
TITISEE



Lago Titisee, localidad sumamente turística de la Selva Negra y, era de suponer, los hoteles estaban al completo, pero tienen un sistema muy práctico: a la entrada a la localidad hay un mapa enorme del Titisee y a la derecha una pequeña descripción de cada uno de los hoteles, precio, facilidades, etc. pulsas el botón que corresponde a x hotel y se enciende una luz verde, si hay disponibilidad, y roja si está completo; pero más aún un auricular en el que marcas el número correspondiente a cada hotel te pone en contacto telefónico directo con la instalación hotelera de tu elección. ¡Cuánto tiempo se ganaría si les imitasen todos los puntos de gran afluencias turísticas


No había mucho donde elegir, pero dormimos en un hotelito a las afueras, en el que estuvimos muy a gusto.


Martes, 21 de agosto - LAGO TITISEE


Eminentemente turístico, es lugar también de vacaciones para el alemán. Dar una vuelta por él en cualquiera de los muchos sistemas de embarcación que se alquilan es la actividad más atractiva que ofrece.  Nosotros optamos por una pequeña barquita eléctrica, que nos permitió hacer una agradable travesía por el Titisee.


El Titisee procede de los glaciares de la cordillera de Feldberg, tiene 2 m máximo de profundidad y, según parece, en invierno es difícil que alcance el grado de congelación, debido a que su superficie casi siempre está en movimiento. De llegar congelarse, se somete a varios tests para asegurar en que partes pueden ser utilizadas como pista de patinaje.


FELDBERG
Teleférico Feldberg

La montaña más alta de la Selva Negra (878 m.), con 1.493 m. por encima del nivel del mar. A 25 kms. al sur de Freiberg. El teleférico deja casi en la misma cima. En invierno es un importante punto para esquiar.


Arriba, se asciende unos metros más en un ascensor que hay en una torre. Esperan tu llegada las más espectaculares vistas de la Selva Negra y, en días claros y con visibilidad, los Alpes a lo lejos.

DONAUESCHINGEN

Nacimiento Danubio
Donauschengen
La localidad tiene su puntillo, pero estoy convencida de que su gran reclamo es que aquí nace el padre de los ríos, el Danubio. Imaginar que esta fuente -aunque monumental-, en los jardines de un palacio, es el manantial que da vida a un río que recorrerá durante 2.850 kms media Europa hasta su desembocadura en el Mar Negro, resulta, cuanto menos, emocionante.



CATARATAS SCHAFFHAUSEN (SUIZA)
Schaffhausen (Suiza)

Preparados para ver el mayor espectáculo acuático. Las cataratas más grandes de Europa, de 15 m. de ancho, que se precipitan desde una altura de 23 m. Hace más de 15.000 años, el alto Rhin cambio su cauce y duras calizas formaron el salto que hoy conforman. En el centro una gran roca desafía la erosión, manteniéndose en pie.
Schaffhausen

Schaffhausen

Llegados a Neuhausen, los carteles conducen hasta la zona de aparcamiento. Una camino cuesta abajo le conducirá hasta el centro de venta de tikets. Problema habemus: Rosa, una compi de la oficina me contó su visita a las catarata y me advirtió de que los barcos no se acercaban a la cataratas tanto como en las fotos parece que lo hacen. ¿Sería cuestión del tipo de tour que se eligiera? No podía correr el riesgo me tendría que acercar lo mismo que aquellos barcos amarillos que parecía iban a ser deglutidos por el agua de un momento a otro. Tiket panorámico de 20 min.; tiket que lleva al Castillo; trayecto pequeño de 15 m. y, por último, el kombi, que te permitía subir en todos. ¡No había duda!
Schaffhausen
Schaffhausen

¡Espectacular! los barcos se acercan tanto a la caída del agua que el ruido es ensordecedor; tan es así, que el regreso se hace con los motores apagados, propulsados por la fuerza del agua. Una de los trayectos te llevan a la gran roca, donde se han habilitado escaleras y plataformas que permiten contemplar la catarata desde las inmediaciones mismas del salto.


Hemos llegado a nuestro siguiente punto Konstaz, capital del Lago Bodensee (Lago Constanza) . Hasta ahora nos estaba funcionando el encontrar hotel en la localidad donde deseábamos dormir, por tarde que fuera la hora a la que llegábamos. Cuatro horas buscando hotel, nos llevaron a dormir en Singen, a 35 kms. de la ciudad de Konstanz. No era mala elección pues estábamos cerquita de Radolfzell, donde se encuentra estudiando Itzíar -mi sobrina a la que veríamos al día siguiente-.

Miércoles, 22 de agosto - KONSTAZ

Radolfzell
Hemos hecho tiempo hasta que Itzíar pudo salir de clase. Está en Radolfzell y aunque ella dice que es muy pequeño y no tiene nada de particular, desde la estación se avista una bonita iglesia; de hecho ahora que ha tenido que cambiar de localidad, lo echa de menos, pues es una población que forma parte del propio Bodensee (con más propiedad, el Zeller see, pues el Boden tiene un caprichoso estrechamiento en Konstanz para ampliarse de nuevo hacia el Oeste, tomando los nombres de Dnadensee y Zeller See) y poder pasar una tarde con amigos en el lago es un lujo que ya no tiene.

Me siento en Konstanz como en casa, no en vano la tarde anterior nos la recorrimos al derecho y al revés buscando hotel. Konstanz o Constanza es una histórica ciudad situada en la frontera con Suiza, en un bello emplazamiento, en la orilla occidental del lago Bodensee, en el punto de salida del Rhin. Se trata de una frecuentada localidad de vaciones, gracias a su templado clima. Tiene un importante puerto, bastante industria y es sede universitaria.

Konstanz
Una vez aparcado el coche convenientemente, nos dirigimos al puerto. ¡Qué animación! Encontramos rápidamente un restaurante que nos gustara, con terraza, desde la que teníamos una panorámica del puerto y la "Imperia", figura de 9 m de altura y 18 toneladas de peso, que recuerda a una noble cortesana italiana del siglo XVI; en sus manos, las figuras de dos saltimbanquis, con las cabezas cubiertas con los símbolos terrenal y espiritual, la corona imperial y la tiara papal (Imperia, situada por Balzac en Konstanz en sus "Historias Droláticas").
Konstanz

Tras una agradabilísima comida, paseíto por los alrededores del puerto. A la izquierda, el Almacén del Puerto, "Konzil", edifico que ha tenido múltiples aplicaciones a lo largo de su historia: almácen para el comercio con el sur de Europa; posteriormente, fue sede de la feria del lino; en 1417 se celebró, en el primer piso el cónclave del que salió elegido papa Martin V.

No disponíamos de mucho tiempo, pero si el suficiente para dar una vuelta por el casco antiguo (habíamos reservado por internet un apartamento en Meersee y no quería llegar pasadas las 20 h, por si no encontraba a nadie que me diera las llaves).
Catedral Konstanz

La Münster o Catedral de Nuestra Señora, construida entre los siglos XIV a XVI, ha recibido numerosas reformas posteriores, de ahí la mezcla de estilos. A destacar en ella la cripta con los cuatro discos de oro originales en la pared exterior del coro. La Rotonda de San Mauricio que contiene una réplica de la tumba de Jesucristo en Jerusalén y data del año 940 (punto de partida de peregrinaje hacia Compostela en la edad media). Contiguos a la Catedral, el antiguo colegio de jesuitas y el teatro municipal.
Konstanz
Estamos haciendo el recorrido corto que recomienda la Oficina de Turismo, pero antes de continuar con el mismo aconsejo asomarse hasta la puerta norte de la ciudad, construida para defender el puente medieval del Rhin. Enfrente, la escultura barroca del Nepomuceno y siguiendo el curso del río, la Pulverturm, en ocasiones utilizada como prisión.

Siguiendo el recorrido corto que recomienda la Oficina de Turismo, tenemos la Iglesia de San Esteban. Entramos en Wessenbergstrasse, larga y comercial calle, con abundantes cosas que ver: el Mercado Obermarkt, la plaza más importante de la ciudad imperial y uno de los patíbulos del municipio medieval (en ella, el Hotel Barbarrosa rememora el lugar en que el emperador Federico I, Barbarroja, firmó la Paz de Constanza).
Es mucho lo que nos queda por ver de Constanza, pero el tiempo se ha echado encima. Me propuse volver antes de terminar este viaje, pero no lo hice, por lo que va a mi carpeta de pendientes, que algún día, cumpliré. Ha llegado también el momento de despedirme de Itzíar, con muchísima pena (estoy escribiendo estas notas hoy, 22 de octubre y este sábado podré darle un montón de besos en directo, pues viene a España una semana de vacaciones).
Desde Radofzell a Meersburg había más kilímetros de los que pensaba. El apartamento, más bien malillo (menos mal que he reservado una sola noche de las dos que pensamos estar aquí).  ¡Meersburg, exquisita!
La animación a lo largo del Seepromenade y el puerto es contagiante. Restaurantes para todos los guestos, uno tras otro. Difícil pasar de largo.
Jueves, 23 de agosto - MEERSBURG

Meersburg
Meersburg
Meersburg es como un joyerito, que en un receptáculo pequeñísimo pueden caber las más increíbles joyas. Su único defecto, las cuestas; aunque se te olvida el esfuerzo rápidamente. Está prácticamente dividida en dos la Unterrstadt y la Overstadt; eso sí se puede elegir entre subir escaleras o subir las empinadas cuestas de sus calles.

Meersburg
Meersburg
Meersburg es una preciosa localidad medieval ubicada en el Bodensee (Constanza); con Suiza frente a ella y los Alpes resguardándola detrás. Es uno de los puntos más visitados del Lago, sino el que más. Entre cuesta y cuesta, se encontrará, sin dificultad el nuevo y el viejo castillo, perfectamente conservados y visitables; el ayuntamiento; iglesias, la católica y la protestante; sus puertas de entrada a la ciudad, reminiscentes de un pasado amurallado, la de arriba y la de abajo; y un ramillete de museos: el de la ciudad, el del zepelín, el de viticultura, etc. Muy importante, es una zona eminentemente vinícola, por lo que degustar sus buenos caldos es de obligado cumplimiento.

UNTERUHLDINGEN

Desde Meersburg hacia Konstanz, la siguiente localidad es Unteruhldingen, pueblecito vacacional local, pero que sin embago atrae a una masiva cantidad de público debido a su principal atractivo: el museo al aire libre del palafito.

Reproduzco texto de la página oficial de la Unesco sobre este fenómeno que se encuentra en múltiples puntos del lago Constanza, aunque lo del museo sea una recreación pedagógica.
 "Palafitos prehistóricos
En los numerosos lagos y humedales que se encuentran en los alrededores de los Alpes se han conservado casi 1000 palafitos y asentamientos pantanosos.
Palafitos (Unteruhldingen)
Un total de 111 lugares con vestigios de asentamientos humanos en palafitos, ubicados en los Estados del entorno de los Alpes (Suiza, Austria, Francia, Italia, Eslovenia y Alemania), forman parte de un Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO que traspasa fronteras. De estas 111 viviendas prehistóricas edificadas sobre pilotes, quince están en Baden-Wurtemberg —sobre todo en la parte occidental del Lago de Constanza y del lago Federsee— y tres en Baviera, concretamente en el lago Starnberg (isla de las rosas), en Pestenacker y en Unfriedshausen, en el distrito de Landsberg am Lech.
Estos palafitos prehistóricos son asentamientos erigidos entre los años 5000 al 500 a. C. Los «yacimientos en humedales» ofrecen unas buenas condiciones de conservación para, entre otras cosas, la madera y los restos de tejidos y plantas. Unos importantes hallazgos de tejidos, ruedas, carros y cayucos, muy bien conservados, proporcionan conocimientos relevantes sobre las estructuras de los asentamientos, el comercio y la movilidad en el Neolítico y en la Edad de los Metales.
Los visitantes podrán ahondar en esta temática en el Museo del Palafito, en Unteruhldingen, junto al Lago de Constanza, y en el Museo del Federsee, en Bad Buchau." 

ISLA DE MAINAU

Desde Unteruhldingen (pero también lo podríamos haber hecho desde Meersbur), embarcamos en un ferry que nos llevó a la Isla de Mainau o Isla de las Flores. (aunque también se puede ir por carretera, a 7 kms. de Konstanz)

Isla Manau
¿No es extraño ver por estas latitudes palmeras, naranjos o hibiscos? Pues por un capricho extraño de la naturaleza, en esta isla encontrará estos ejemplares y muchísimos más; la calidez excepcional del clima del que goza el islote lo hacen posible. Federico Barbarroja, propietario de Mainau desde 1853, se dedicó a plantar numerosas plantas exóticas, tradición que han mantenido hasta hoy sus herederos, los condes suecos de Bernadotte. En torno al castillo, se extiende el magnífico jardín que con el arte de los jardineros que lo cuidan, lucen, con su mayor esplendor  tulipanes, jacintos, narcisos y orquideas y las 1.100 variedades de rosas.

Otra isla, completa el pack insular de Konstanza, la Reichenau, que se encuentra a 11 kms. de Konstanz y que conserva una abadía en la que se creó la escuela de amanuenses y miniaturistas, origen del Renacimiento carolingio.

Orquesta Meersburg
Si Meersburg era una maravilla de día, bañada por la luz del atardecer es algo difícil de superar. Un concierto en la Plaza del Castillo fue ya la culminación de la perfección. Era imposible poder pedir más.

Viernes 24 de agosto

Me voy con  nostalgia. Han sido unas vacaciones fantásticas y Alemania es grande, porque su gente también lo es.

Caminito de vuelta a Singen donde teníamos que devolver el coche. Llueve, quizá Alemania está llorando también, porque nosotros nos vamos.

¡No llores, seguro que nos volveremos a ver!

Muy amablemente, nos llevó un propio de la agencia de coches a la estación de tren.

Singen-Zurich, una horita corta, como los buenos partos. ¡Y a volar!


Suiza (Capítulo IV)