Romantische Strasse (Baviera y Selva Negra II)

Castillo Hohenschwagen (Füssen)
Sábado, 11 de agosto - FÜSSEN

Fusen es el final o el principio de la Carretera Romántica, según vayas de norte a sur o de sur a norte. Esto es, el principio o el final de unos 360 kms de belleza, arte, naturaleza, historia y ciudades detenidas en el tiempo, hace cinco siglos.

Una ruta comercial en la edad media, hoy, la Carretera Romántica conserva mucho de su carácter medieval. La carretera lleva por paisajes olvidados, ciudades amuralladas y pueblos pintorescos; catedrales góticas, castillos de cuentos y casas con muros entramados.


Ha llegado el momento de ver la obra más emblemática y más internacional de Baviera, el Castillo de Neuschangau, el castillo más fotografiado del mundo. Recuerdo y recomiendo a mi lector hacer la reserva por internet si quiere ahorrarse largas colas. Con un código, se va directamente al Ticketcenter y le dan las entradas lo más aproximadas posible a lo que usted haya sugerido cuando hizo su reserva, para dos si se ha elegido visitar el castillo del padre y del hijo o para uno. Hay visitas guiadas en inglés y alemán y otras con audioguía -en español-, siempre acompañados de una guía. La subida al castillo de Neuschangau supone unos 40 minutos de dura cuesta, por lo que es recomendable para la persona que no desee hacerlo andando o no pueda, coger el autobús que sube o bien, el coche de caballos. Nosotros lo hicimos andando y aunque duro, compensa por lo bonito de las vistas.


El castillo de Hohenschwangau, mandado reabilitar por Maximiliano II de Baviera, son unas edificaciones amarillas sobre una loma con un frondoso bosque, que se encuentra muy cerca del Ticketcenter y del aparcamiento. Durante muchos años fue habitado por la reina María, madre de Luis II. El interior, magníficamente decorado, cuenta con grandes frescos y conserva numerosos recuerdos de la Corte bávara y de la gran amistad del rey  Luis II con Richard Wagner. Desde este castillo el rey seguìa con unos prismáticos, los trabajos de construcción del castillo de Neuschwanstein.

Neuschwanstein, mucho más famoso que el castillo anterior, debido a la amplia difusión que el marketing americano da a todo lo que toca con su barita mágica, y en este caso sería la empresa Walt Disney la que adoptaría la imagen del castillo para sus cuentos y sus copias en pequeño para Disneyland y Disneyworld. Mandado a construir por Luis II, el Loco entre los años 1869 y 1886. 

Luis II, el Loco, hijo de Maximiliano II de Baviera y de la reina María de Prusia, tuvo una niñez y una adolescencia marcada por la rigidez de la corte; le aburrían los estudios y disfrutaba con las historias fantásticas que una institutriz le contaba. Subió al trono a la muerte de su padre cuando contaba 18 años. Tres meses después cumpliría su sueño de conocer Versalles y a partir de entonces comenzó su obsesión, casi enfermiza por construir castillos/palacio a imagen y semejanza del francés construido por Luis XIV, el Rey Sol. 
Castillo Heuschwanstein (Füssen)
Marienbrücke (Füssen)

El monarca se preocupaba poco de los asuntos del reino, dedicándose por entero a la música, a través de su protegido Richard Wagner y a vigilar la construcción de sus castillos. Años más tarde sería declarado incapacitado para regentar Baviera y le recluyeron en el castillo de Berg, donde un día apareció ahogado, junto con su psiquiatra, en situaciones no esclarecidas hasta ahora.

Füssen


Para la construcción de Neuschwanstein exigió que todo el personal implicado fuera bávaro, así como los materiales utilizados.Las habitaciones que se ven con la visita guiada no son muchas, pero sí las más importantes. Muchas de sus salas han sido decoradas como auténticas escenas de óperas de Wagner. Desde el castillo hay una estupenda vista de los lagos y montes de Füssen y de la cascada del río Pollat. Sería un crimen no hacer un último esfuerzo y subir hasta el Marienbrücke (puente mandado a construir por Leopoldo II como regalo a su consorte, la reina María por su cumpleaños); las vistas del castillo, la cascada y en entorno son espectaculares.

Füssen es una pequeña ciudad situada a la orilla izquierda del río Lech, en el lugar donde un dique forma el gran lago Forggensee. Füssen no es sólo, como ya se ha dicho el principio o el final de la Carretera Romántica, sino que también se encuentra en el recorrido de la Carretera de los Alpes; si a ello le añadimos la cercanía de los famosos castillos reales bávaros, sobran las palabras para justificar su fama internacional. Pero Füssen tiene también un coqueto centro, con la Plaza Kaiser-Maximiliam y la Reichenstrasse (un almuerzo típico alemán en cualquiera de sus terrazas, es una delicia) que conduce a la ciudad histórica y no pocos vestigios medievales: Krippkirche, la Torre del Reloj, el Castillo, el convento benedictino de St. Mang, la Spitalkirche,... Los orígenes de Füssen se remontan a la época romana y durante la edad media fue un importante enclave comercial.


STEINGADEN - WIESKIRCHE

Wieskirche
Wieskirche
Antes de seguir a nuestro siguiente punto era de obligado cumpliendo hacer una parada en el Santuario "der Wies" ("en el prado"), a solo 27 kms de Füssen. Obra de arte de estilo rococó, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad. Fue realizada entre 1746 y 1754 por Zimmermann (quien construyó, junto al templo, una casa donde vivió hasta su muerte). El interior de la iglesia con una luminosidad fuera de lo normal, gracias a la decoración en blanco y oro conserva la imagen de un Cristo flagelado, realizada para una procesión de Viernes Santo de 1730. Cuenta la tradición que ocho año después la imagen lloró; la noticia del milagro atrajo a peregrinos de toda Europa y pronto la capilla que la custodiaba se quedó pequeña, lo que hizo que abad de Steingaden comenzara la construcción del santuario. La iglesia es una preciosidad por dentro y por fuera.
ROTTENBUCH

Serían necesarios dos meses para ver localidad a localidad, por lo que había que saltarse algunas y pasar de puntillas por otras, para conseguir visitar  con cierto detenimiento las que a primera vista parecen más interesantes.

En Rottenbuch, el interés turístico se centra en su monasterio de agustinos y en su iglesia conventual. Un paseo sin bajar del coche, pues la noche se iba acercando y teníamos que buscar alojamiento.

PEITING

Ia iglesia de Sant Michael, del siglo XIII, uno de los pocos testimonio que quedan del románico en Baviera es una joya de esta pequeña localidad.


SCHONGAU

Schongau
Hotel bastante céntrico y al dar el paseo de rigor por el centro de la población, ¡sorpresa! mercado medieval (histórico lo llaman aquí) y fiestas,... con el mayor tipismo imaginable: mesas de madera corridas, tapizadas con jarras de cerveza de litro mínimo y salchichas de todos los tamaños y colores; y un  escenario con un grupo celta (aunque más que celtas parecían trogloditas) que hacía vibrar a todos los asistentes. El ambiente prometía y como al sitio que fueres haz lo que vieres, imitamos a nuestros compañeros de mesa; incluida copa de Aperol Spritz (no me entusiasmó, pero viste mucho).





Fiestas medievales (Schongau)


Domingo, 12 de agosto

Había que intentar descubrir, a través de puestos de quesos artesanales, trabajos de cuero y expertos en cetrería, la belleza del lugar.
Fiestas Medievales (Schongau)

El entorno, ni mandado a hacer de ex profeso: dos ríos, las estribaciones de los Alpes, bosques, lagos; la ciudad, con sus murallas, sus puertas y sus torres, da testimonio de su rica historia.

El Ayuntamiento y frente a él la iglesia parroquial de la Asunción y al sur de ésta, la Marienplatz invadida por puestos medievales, que a duras penas dejan vislumbrar las casas góticas; la fuente de la Virgen en el centro; la antigua farmacia y ya fuera de la plaza, la puerta Freauentor, la torre Polizeidienerturm, la iglesia de San Sebastián, el edificio de la Moneda, la iglesia de la Peregrinación y el castillo.
Schongau
Fiestas medievales (Schongau)

Cada viernes, a las 16 h., saliendo del Ayuntamiento, visitas guiadas por concejales, con cuentos, anécdotas,...

LANDSBERG AM LECH

Landsberg

Landsberg
Landsberg

Pintoresca ciudad fortificada, situada en la orilla derecha del Lech, fue poblada desde la edad del bronce, debido a su ubicación privilegiada. Pero Landserg también es tristemente conocida porque en su cárcel, en la celda número 7, estuvo encarcelado Hitler en 1924 y en ella escribió Mein Kampf y fue sede también del campo de judíos desplazados, donde, en octubre de 1944 había más de 5.000 prisioneros.

En este caso no eran los puestos de un mercado medieval lo que impedirían ver la grandeza de una plaza, sino andamios; estaba en obras.

La ciudad está dividida en tres partes bien diferenciadas: el centro de la ciudad histórica, situada entre el río Lech y la margen oriental que está elevada. La parte oeste del río, hoy la parte más extendida de la ciudad y la parte elevada de la margen derecha, desarrollada desde el siglo XIX.

La Hauptplatz (plaza mayor), con la bonita fuente en el centro, con la imagen de la Virgen María, está rodeada por el Rathaus, edificio barroco revestido de estucos (obra del mismo escultor de la Wieskirche, Dominikus Zimmermann), la Schmalzturn, puerta de la ciudad con torre, que conduce a la calle que lleva a la ciudad alta.
Es un domingo, y pegando al río se suceden una tras otras las terrazas, donde los ciudadanos de Landsberg disfrutan de un aperitivo y una cervecita en un soledado día.




AUGSBURG


Augsburg

Ayuntamiento (Augsburg)
Fundada en el año 15 a.C por los romanos con el nombre de Augusta, pronto adquirió importancia como ciudad comercial y capital de la provincia. Sede de Dietas que traía consigo la presencia de Carlos V (en una de ellas Lutero presentó su famosa Confesión). Ciudad de industria y de artistas.

La Hoher dom sobresale por su elevada altitud (113 m.). En ella destacan las puertas de bronce con relieves del Antiguo Testamento; la sillería del coro; vidrieras de un trabajo exquisito.

La imponente fachada del Ayuntamiento y frente a él, la -_Augustusbrunnen, fuente realizada en 1575 con la estatua del emperador Augusto. La Iglesia de Santa Ana, que perteneció a un convento de carmelitas.

Augustusbrunnen (Augsburg)
La Maximiliamstrasse, ancha calle central, con fuentes y palacios es una de las más elegante. Comienza por la fuente de Mercurio y sigue por los palacios de los banqueros, mecenas de la ciudad; la fuente de Hércules; el Schaezlerpalais; la casa del Beltor Brecht o la casa de Leopold Mozart -padre de Amadeus-; Fuggerei, pintoresco conjunto de 53 casitas, construido para albergar a los pobres de la ciudad.

Augsburgo es mucho más; es una ciudad muy grande, con muchos museos, que requiere mucho tiempo si se quiere ver bien.

 

NORDLINGEN
Nordlingen
Llegamos a Nordlingen al anochecer, pero tuvimos suerte, un hotelito en plena plaza principal y en él una habitación con cama con dosel y vistas a la catedral. ¿Se puede pedir más?

Lunes, 13 de agosto

Nordlingen es una deliciosa población toda concentrada dentro de sus murallas medievales en perfecto estado de conservación; que además se puede recorrer por encima.
Nordlingen
Nordlingen

Construida alrededor de un cráter creado hace 15 millones de años con la caída de un meteorito; en el año 1970, la NASA utilizó el lugar para los entrenamientos de los astronautas del Apolo 10 y 14, debido a lo peculiar del terreno.

La Iglesia de San Jorge, en el centro de la ciudad medieval es una de las más grandes y más bonitas del gótico tardío. Su torre, llamada Daniel (desconozco el motivo), muestra unas vistas espectaculares de la ciudad y el cráter completo. Dicen  (no lo oímos) que entre las 10 y las 12 de la noche, cada media hora, se oye gritar al hombre de la torre que no hay peligro de invasión a la vista.

El Ayuntamiento, del siglo XIII, ha sido utilizado sin interrupción desde 1382 por el Parlamento de la ciudad. Frente a él la Tanzhaus, que tiene en su fachada una estatua del emperador Maximiliano.

  DINKELSBÜHL




Dinkelsbühl
Catedral Dinkelsbühl


Pueblo medieval, que como su vecino, Rottenburg, todavía se encuentra rodeado por sus murallas con torres, aunque este goza de más tranquilidad. Sus murallas, también se recorren y dibujan un óvalo casi perfecto alrededor del centro medieval. El centro histórico son un par de calles,... ¡pero qué calles!


Destaca la inmensa mole de la Catedral de San Jorge, unas de las más bellas muestras del gótico tardío del sur de Alemania.

Catedral Dinkelsbühl
Dinkelsbühl
Una tras otra se van sucediendo casas entramadas, a la cual más bonita. De entre ellas, sobresale la antigua "Bodega de Concejales", antaño el edificio de balanza y lugar de alojamiento para las personas de alto rango, tales como el Emperador Carlos V (1546) o el Rey Gustavo Adolfo de Suecia (1632) -según atestiguan sendas placas-; casa de patricios con frontón escalonado (hoy en día un hostal), con una hermosa fachada; o el histórico edificio del grano.



ROTTENBURG
Rottenburg
Rottenburg

Venía advertida por mi cuñada, "Rottenburg no es bonita, sino lo siguiente". ¡Qué razón tenía! Es una magnífica ciudad medieval que ha conservado intacto su trazado urbano, permitiendo al visitante dar un salto atrás en el tiempo. Calles estrechas, casa entramadas de madera, fachadas de vivos colores, torres de vigilancia,... "La más turística de Alemania", también en boca de Angélica, mi cuñada y, si señor, tenía razón, hordas de turistas, en todas direcciones, a los que no se puede echar nada en cara, pues tú no eres una excepción.

Ver esta belleza de noche y volver a verla de día ha sido sublime. Un hotelito por fuera de la muralla, pero que en un plisplas te permitía estar en el mismo centro. A las 20 h. salen del ayuntamiento visitas guiadas en inglés, que he de reconocer no seguí, pues no entendía absolutamente nada.



Rottenburg

14 de agosto


Antes de entrar en la ciudad se recomienda recorrer a pie el itinerario de las murallas con sus 43 torres. Hecho esto, la visita empieza obligatoriamente por la Markplatz y en ella la maravilla que es su Ayuntamiento, gótico en su parte trasera, renacentistas sus arcadas delanteras que se construyeron doscientos años más tarde.

Rottenburg
A la dercha del ayuntamiento, la antigua bodega Ratstrinkstube (Taberna de los Concejales), cuyo reloj en el frontón, a las horas, pone en marcha unas figurillas que recrean la historia del Meistertrunk (borrachera del mariscal).Cuenta la leyenda -los rotenburgueses porfían que de leyenda nada-, que en 1631, cuando las tropas católicas suecas atacaron y ocuparon la ciudad protestante de Rothenburg, durante la guerra de los treinta años, el general Tilly amenazó a la población con saquearla , a menos que -debía estar achispado también cuando lo dijo-, algún concejal de los que estaban en esos momentos en la Taberna conseguía beber de un solo trago un cántaro de 3 1/4 litros de vino. El alcalde Nusch lo consiguió y salvó a la ciudad; hoy, se celebra todos los años con una fiesta histórica en distintos momentos del año, entre mayo y octubre.

A su lado la Fleisch un Tanzhaus, un matadero en la planta baja y en la primera, una sala de baile. Y a la izquierda del ayuntamiento, la fuente más bella y la más grande de la ciudad, la de San Jorge, con 8 m. de profundidad y una capacidad de 100.000 litros

Un paseo por Herrengasse, le llevará a la Franziskanerkirche, hoy evangélica y casi en la misma Marktplatz la de St, Jacob, el templo protestante, verdadera obra de arte. Su gran tamaño revela la imporancia que la localidad tuvo en el medievo.
Recomiendo al visitante patear y patear, pues se dirija donde se dirija, habrá algo que le dejará maravillado.

Llevamos ya diez días y el cansancio nos va venciendo, por lo que llegada nuestra siguiente parada, nos fuimos a un buen hotel a pasar dos noches seguidas, con masajes incluidos.

BAD MERGENTHEIM

Bad Mergentheim


Creo que hemos elegido el pueblecito más pequeño de la Romantische Strasse para tomarnos un respiro. ¡Mejor! No estoy muy segura, pero me parece que es la única localdad de la Romantische Strasse que no pertenece a Baviera, sino a Baden-Würthemberg.
Bad Mergentheim

Es una localidad termal (bad = baño) y el hotel está dentro de un gran parque donde se encuentran también las instalaciones del balneario. Atravesando ese parque llegamos al centro de la ciudad en poco más de diez minutos.

Bad Mergentheim


15 de agosto


Tres son los reclamos turísiticos de Bad Mergentheim: es una estación termal de aguas medicinales, situada en el valle del río Tauber; forma parte de la Romantische Strasse y en ella se encuentra el castillo del Gran Maestre de la Orden de los Caballeros Teutones, brazo armado de la expansión  germánica durante el siglo XIII, que consiguió someter, con puño de hierro a Prusia, Lituania y Estonia, hasta que en 1466 comienza su decadencia y su Gran Maestre, Alberto de Brandemburgo trasladó la sede a Bad Mergentheim, volviendo a los votos de sus inicios de pobreza, castidad y obediencia, hasta su abolición por Napoleón y su posterior reforma por el emperador Fernando I.

Bad Mergentheim

El castillo del Gran Maestre es un vasto y macizo edificio renacentista, del cual se pueden visitar varias salas. Como no podía ser de otra manera, tiene su plaza, Market, rodeada de bonitas casas y, en el centro, aislado, el ayuntamiento. Al norte la iglesia de St. johannes y al sur la de Santa María. Por lo demás, tranquilas calles por donde poder pasear, peatonales y no; pequeños restaurantes donde degustar comidas típicas, terracitas que invitan a sentarse y tomarse una litrona (aquí lo de "vamos a tomar una cervecita, como que no pega", mariconadas, las justas); pero sobre todo su parque, donde nuestro hotel estaba inmerso: fuentes termales, pequeño auditorio, donde a las 18 h. los violines amenizaban con valses o polcas, y las fuentes bailan al ritmo, haciendo soñar a todo el que quería oírlos; flores, muchas flores; fuentes muchas fuentes.

16 de agosto

Con pilas puestas y energías renovadas, comenzamos la tercera parte de nuestro periplo, la SELVA NEGRA.