Primer Aniversario

¡Feliz cumpleaños, "...ahora vas y lo cascas,...!
Hace un año y con grandes dificultades, debido a mi inexperiencia en estos menesteres, creaba este blog y escribía mi primera entrada -si se puede considerar tal-.

La decisión de crear un blog no fue gratuita; me encontraba en un momento de la vida, en el que mi yo interno pedía a voces un cambio. Soy mala bebedora y no me gusta viajar, sino lo hago en un medio de transporte tangible; por lo que el beber y las drogas, quedaban descartadas; y tampoco caería en la tentación de volver al tabaco, con el trabajito que me costó dejarlo. Ir al Ayuntamiento a solicitar un cambio de familia (como reclamaba mi hijo de pequeño cuando se le regañaba por las notas), tampoco; estoy satisfecha y es lo mejor que tengo en la vida. El cambiar de trabajo, a mis años, es como un chiste de mal gusto; por lo que ello no entraba en las cábalas.

Finalmente, encontré la solución: intentar aprobar el examen de acceso a la universidad, con intención de estudiar una carrera y crear un blog. Ambas misiones quedaron cumplidas y, lo que es mejor, con visos de continuidad.

Entrando en la dinámica de lo cuantitativo, ya que la de lo cualitativo debería corresponder a mis lectores,
os daré unos cuantos datos:

69 entradas, sin que a este número se haya llegado adrede;

6.550 visitas; número del que me encuentro muy, muy satisfecha: pues si de él restamos las visitas al blog por error, las de aquellos que por matar las ocho horas laborales se dedican a ir de blog en blog; las de los que entran  porque no les queda más remedio,...... y digo bien, no les queda más remedio (con intención de tener alguna base para escribir esta entrada pregunté a mi marido cuál era la última que había leído y para mi sorpresa, había siete entradas posteriores a su última lectura -no comments-); con todo ello, puede que las visitas verdaderamente computables sean las de mi hermana y las de usted, quizá.

44 comentarios; pocos, pero para todos los gustos; los hay muy críticos, incluso "mentándome la madre"; hay gente para todo, pero este tipo de gente me importan entre cero y nada. Si me gustaría recibir, porque voy a mentir, comentarios en los que mis lectores me dijeran, de corazón, lo que les había parecido esta o aquella otra entrada, incluso con críticas constructivas, que me harían mejorar los relatos; pero eso no lo consigo, no sé de qué dependerá.

18 países (muchos de ellos no hispanohablantes).

12 seguidores, que comparados con los 327.967 de París Hilton, por tomar un ejemplo cualquiera, resulta un poco frustrante; pero a mi favor está el que si alguien me pide los nombres de los asiduos a mi blog, yo podré ir enumerándolos señalando los dedos de las manos (pues, en secreto, hay dos repetidos).

En fin, que durante este año "...ahora vas y lo cascas,..." me ha proporcionado muchas satisfacciones. Lleva consigo muchas horas de trabajo detrás, pero han merecido la pena. Con que a una sola persona le sirva para programar sus próxima escapada, me doy por recompensada. Y si no, siempre me quedará el consuelo de que será el baúl de mis recuerdos de mi ancianidad.