Músicas de Madrid


Visita: Músicas de Madrid
Es la Semana del Turismo en Madrid y entre los eventos organizados por el Ayuntamiento, estaría esta visita guiada musical.

A las 18 h. y repartidos en grupos diferenciados por pegatinas de distintos colores, saldríamos de la Plaza Mayor donde una banda nos daba la bienvenida:

Madrid, Madrid, Madrid,
pedazo de la España en que nací,
por algo te hizo Dios,
la cuna del requiebro y del chotis.





No podía ser de otra manera. Agustín Lara, el Flaco de oro,compositor mexicano y embajador de Madrid como pocos -al parecer, sin conocerlo aún-, escribió este chotis que diera la vuelta al mundo.

Rápidamente, una pareja de espontáneos saltaría a la improvisada pista de baile y ¡sí señor!, cómo mandan los cánones, se marcarían un chotis en un ladrillo o baldosa y mirando siempre al frente.

Y vas a ver, lo que es canela fina
y armar la tremolina,
cuando llegues a Madrid
¡Que sí!

Primera parada, Plaza del Conde de Barajas. Aquí, separados por grupos, la guía correspondiente contaba la historia de la música en los Madriles. Cómo aparecen las primeras zarzuelas,en el siglo XVII, especie de operetas "a la española", diferenciada de ellas porque combinaban música y diálogos, de la mano de Calderón de la Barca o Lope de Vega, que se representaban en el teatro ubicado en un pabellón de caza lleno de zarzas (de allí el nombre). "Cosa nueva en España", decía Lope de Vega.

Plaza de Santiago. La historia continúa:

Felipe IV, gran amante del teatro, de espectáculos musicales, con grandes efectos y de bailes de cortesanas, sería el gran promotor del género de la zarzuela, ya que contrataba con gran asiduidad a sus palaciegas fiestas a las compañías del momento.

Plaza de la Villa y en ella, el edificio más antiguo de Madrid, L Casa de Los Lujanes. Pocas personas tuvieron la suerte de vivir en esta casa y en este enclave; pero uno de nuestros más insignes compositores de zarzuelas, sí: Federico Chueca. Una placa da debida cuenta del hecho.

La banda arrancaría por la Zarzuela de La Gran Vía de Chueca; que en realidad era una protesta con notas musicales a la construcción de esta avenida que dejaría, pensaba él, los barrios de Chueca y Malasaña incomunicados.

“Para que pueda un gobierno
vivir tranquilo y en paz
solo hay un medio eficaz,
probado, inmutable, eterno:
tapar con resolución
toda boca que amenaza…
¡la del débil con mordaza!
¡la del fuerte con turrón!”



Plaza Ramales; nueva parada y para la ocasión, la Mazurca de las Sombrillas de la zarzuela Luisa Fernanda, del Maestro Torroba.

A la sombra de una sombrilla, de encaje y seda
Como es muy queda, canta el amor
A la sombra de una sombrilla son ideales
Los madrigales, a media voz
A la sombra de una sombrilla son ideales
Los madrigales, a media voz...

Estamos ya en el siglo XVIII y el panorama, no sólo musical, en Madrid, ha cambiado sustancialmente. Han llegado los Borbones al reino y con ellos sus gustos por la opera francesa e italiana y nuestra zarzuela cae en desuso y decadencia.

Felipe V, rey melancólico, con tendencia a depresiones, que sólo la música sacaba de su letargo, hace venir al famoso Farinelli, figura musical de la Escuela de Los Castratti, quien durante años le canta noche tras noche hasta conciliar el sueño. Fue tal el agradecimiento del monarca, que le nombra Ministro, le concede la medalla de la Veracruz, hasta el punto de que gobierna alalimón con su Graciosa Majestad. Lo mismo ocurriría con sus sucesor Fernando VI.

Sería Carlos III, el Alcalde de Madrid, quien olvidando su ascendencia francesa, vuelve a los gustos de la gente llana de Madrid y la zarzuela toma la importancia que nunca debió perder.

De todas las plazas de Madrid, hemos llegado a la que puede considerarse la meca de la música y no puede ser otra, que la plaza de Isabel II, conocida popularmente como Plaza de la Opera. Aquí está el Teatro Real, el Conservatorio y en sus alrededores vivían la mayor parte de los grandes de la música en Madrid.
Visita guiada: Músicas de Madrid

Va llegando el colofón de nuestro paseo musical y nos íbamos acercando al que sería nuestro último y único (por inmejorable) escenario: la Plaza de Oriente. El Palacio Real de telón posterior y la banda a golpe de zarzuela es algo difícil de superar.

La visita ha terminado, los guías y componentes de la banda se han despedido y  ahora vas y lo cascas,... os voy a contar un secretito que no mucha gente en Madrid conoce: La fuente de los Caños del Peral.

Caños del Peral
Unas obras de ampliación del metro de Madrid llevadas a cabo en el 2009, sacaron a la luz la Fuente de los Caños del Peral bajo la Plaza de Isabel II. Una fuente monumental del siglo XVII y junto a ella el acueducto de Amaniel, que conducía el agua hasta Palacio Real.

La fuente tenía anexada un lavadero con 57 pilas y que se mantuvo en funcionamiento hasta el siglo XVIII, en que se convirtió en un teatro,"Teatro de los Caños del Peral". La fuente siguió en funcionamiento hasta mediados del siglo XIX, en que quedó enterrada para allanar los terrenos y construir la Plaza de Isabel II.

Fuente de los Caños del Peral
Este año, se ha inaugurado un pequeño museo con los hallazgos arqueológicos de la antigua Plaza de Caños del Peral. La entrada es gratis, pero eso sí, al estar ubicada dentro de la estación de metro de Ópera, verla te costará un billetito de Metro -será tu contribución-.
Acueducto Amaniel


Acueducto Amaniel