Cueva-Museo de Cuevas de Almanzora (Almería)

Castillo Marqués de los Vélez - Cuevas de Al manzora
Cuevas de Almanzora es un municipio del Levante Almeriense con un rico patrimonio y muchísima carga histórica, que hacen que merezca mucho la pena brindarle una visita; aunque en esta ocasión voy a pasar de puntillas por ella, pero os amenazo con una próxima entrega con la profundidad que se merece.




Mi entrada, hoy, va dirigida exclusivamente a la Cueva-Museo Etnográfico sito en Cuevas de Almanzora; o aún mejor, a María Ángeles, guía suplente del museo.

Detrás del impresionante Castillo del Marqués de los Vélez,verdadero símbolo de la ciudad, se encuentra este simpático museo-cueva.

Existen cuevas prehistóricas, pero se tiene constancia que desde la España musulmana, hasta nuestros días, han venido utlizándose como viviendas. Muchas son las ventajas que aportan, como por ejemplo, el ahorro energético y la isotermia que producen sus paredes con temperaturas medias de entre 15 y 19 grados a lo largo de todo el año; o lo barato de su conservación y actualmente se están acondicionando muchas de estas cuevas troglodítas, con fines ya sea de residencia o de alojamiento rural.

El museo está muy bien concebido para que el visitante se lleve una buena idea, de una manera muy didáctica, de lo que era la vida de una cueva a mediados del siglo pasado. Pues bien, no pudimos encontrar una mejor anfitriona que nos explicara con más conocimiento de causa, cada rincón, cada utensilio; sus anécdotas nos hacían imaginarnos las escenas de la época, como si estuviesen ocurriendo en aquellos momentos.
 
María Ángeles

Pues bien, María Angeles era la nuera del antiguo morador y dueño de la cueva. Su marido le había ido describiendo la historia de cada rincón de la casa, a lo largo de muchos años y el resultado es que te lo contaba con tal vehemencia, que escucharla era una auténtica delicia. La casa había sufrido algunas modificaciones para adaptarla a la funcionalidad del museo; pero íbamos recorriendo sus estancias y ella nos iba explicando el sitio donde su suegro tenía su mecedora, la habitación donde dormían los hijos y, en general, todas las bondades de una casa-cueva.

María Ángeles estaba sustituyendo a la guía titular (me parece que por maternidad) y mejor no podía hacer su función. Me encantaría hacer un llamamiento a los ediles correspondientes del Ayuntamiento, pues difícil sería que hubiera una persona más informada y que contagie más su entusiasmo como María Angeles











.