Perseidas y poesía Castillo de Lorca

Castillo de Lorca
9 de agosto de 2018

Reconozco, no sin cierto rubor, que escribo esta reseña del día de San Lorenzo (teóricamente el día de más calor del verano), el 21 de enero, con media España nevada y quizás el día más frío del año; procuraré ser más diligente en próximas ocasiones.

Ochenta y cinco kilómetros; nada más que ochenta y cinco kilómetros me separan de Lorca desde mi actual lugar de residencia de Mojácar;  era para mí una localidad más, de paso. Años y años contemplando un cartel de carretera que anuncia el desvío a LORCA y a continuación la emocionante vista de su castillo -más bonito, si cabe, de noche-, que, como si fuera una estampa que se gasta con la mirada, rápidamente lo oculta un  túnel de autovía que atraviesa la montaña que le sirve de peana. ¿Es que no era un reclamo suficiente para invitar a entrar y conocer su núcleo urbano?